No escuchaste su voz

No pudiste oír el discurso que John F. Kennedy iba a pronunciar en Dallas, porque los asesinaron antes de que lo leyera y lo grabaran aquel 23 de noviembre de 1963. Tampoco estuviste en Normandía el Día D, ni en otros acontecimientos históricos. Ahora puedes. ¿O no?

La tecnología desarrolla medios para que participes en situaciones de las que no hay registro. Nos lo cuenta Steve Hendrix (Is Technology bringing history to life or distorting it?, Washington Post, 10/05/2018) que lo plantea desde las dos perspectivas, como realidad y como distorsión.

John F. Kennedy en el coche en el que fue asesinado en Dallas

Cuando el descapotable de John F. Kennedy cruzaba Dealey Plaza, se encontraba a cinco minutos del Trade Mart en Dallas, donde 2.000 personas esperaban para escucharlo pronunciar un discurso. El presidente nunca pronunció esas palabras.

Pero tenía el discurso escrito y también se conservan cientos de horas grabadas de intervenciones suyas.

Ahora ha sido posible, mediante inteligencia artificial “recomponer” una grabación a partir de más de 116.000 fragmentos de audio del 35º presidente de los Estados Unidos. El resultado, con el bostoniano acento de su autor, ha hecho llorar a algunos.

Y lo mismo que con Kennedy, ha sido posible con Martin Luther King del que, además de las palabras no pronunciadas del líder de la justicia racial y la paz, se reproduce el ambiente y los ecos de la iglesia Bautista de White Rock de Durham donde pronunció en 1960 sus más célebre intervención. “No estamos tratando de crear una réplica exacta – afirma Victoria Gallagher, profesora de Comunicación de la Universidad de Carolina del Norte y jefe del Virtual MLK Project – . “Lo que estamos tratando de hacer es dar a las personas un sentido real de lo que fue estar en aquella iglesia”.

Eso con el sonido. Y con la imagen también: ya está listo el trabajo por el que puede “observarse” en tres dimensiones el Desembarco de Normandía o tener una idea gráfica cabal del despliegue de tropas en otros escenarios bélicos.

Escribiendo y dando imagen al día D

En definitiva leer no es la última frontera: se busca movilizar los sentidos y los sentimientos.

La discusión está servida entre quienes basan sus convicciones sobre el pasado en hechos datados y quienes aportan sonidos perdidos, inexistentes colores del rostro de una niña en un campo de concentración, o hasta los olores de, por ejemplo, el Londres del siglo XIX.

Todo esto nos suena: remover los sentimientos es un modo de presentar una realidad. O de completar una visión. Quedan en el aire cuestiones sobre la perspectiva histórica, la veracidad de lo que se muestra verosímil, y la implementación equilibrada de luz, sonido y olor en el mensaje

El corazón conserva las emociones algún tiempo. Algunas hirientes o gozosas, pero intensas, duran una vida, El vivir de cada día las interpreta. Pero ¿y el día que nunca vimos ni llegamos a oír? ¿Y el que nunca podrá llegar a ser?

Frente a lo que de verdad ocurrió se alza el intento de descubrir cómo fue. Siempre será conveniente, en cualquier caso, separar certeza de visión y ficción de realidad. Lo sano es advertir al que ve u oye que aquello que se presenta no es una realidad demostrada ni una fuente genuina sino un una elaboración sobre elementos disponibles.

Así,  a la cruz de la perspectiva le quedará la cara de la prospectiva. O sea, creación y esperanza. Hay algo que fue, hay algo que será.

Idea fuente: Escuchar lo que en la Historia nunca llegó a sonar. Ver más allá de los registros.

Música: Leader of the Band, Dan Fogelberg (1981)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , .

La más bella casa de aquel refugiado

La noticia le dejaba a uno helado: un hombre – condenado ahora a quince meses de prisión – había dejado morir a su madre sin atenderla; ella padecía cáncer: “apenas pesaba 25 kilos, era de una delgadez extrema consecuencia de su falta de alimentación y era perfectamente visible la tumoración en su mama izquierda”. (ABC de Sevilla, miércoles 9/5/2019).

No es el único caso de abandono de un familiar cercano que sufre. A veces es peor; a veces, qué bien lo sabemos estos días de dolor y hasta de muerte, el horror no viene por inacción, sino que es buscado de propósito.

Se maltrata en el matrimonio, en la familia, en la amistad, en el lenguaje, en las proposiciones de ley y en la limpieza de la ciudad. Hay un mal instalado que destruye y ese mal no es algo que simplemente “ocurre”, sino que es llevado a cabo como propósito. Hay un mal que tiene dueño. Es un mal que es personal, de un ser con voluntad y entendimiento. El mal no llueve, hay uno que lo procura.

Casco antiguo de Fráncfort renovado

Por eso me parece oxígeno para el pulmón del alma la información de portada del Frankfurter Allgemeine Zeitung (Das schönste Flüchtlingsheim, Matthias Alexander, 9/5/2018) sobre la rehabilitación en sólo seis años de 35 casas del centro de Fráncfort. Hasta la palabra rehabilitación suena a herrumbre frente a la extraordinaria labor que la publicación presenta con fotos y un corto video de 58 segundos.

Varios estudios de arquitectos, entre ellos el de Jourdan & Müller Steinhauser y las autoridades francfortesas han reanimado y revitalizado un enclave de histórico. Entre las casas de tejados fuertemente angulados de negra pizarra, sobre el pavimento color clara ceniza de puro, las paredes en blanco apagado, crema y rosa, e incluso azul inmaculada, resplandece en todos su atrevimiento la Goldene Waage, casa construida por un refugiado, un holandés huido de los españoles que ocupaban su tierra en aquellos comienzos del siglo XVII.

Se llamaba Abraham Von Hamel; era un comerciante. Hombre dedicado al negocio de las especias y la pintura, también fue confitero. Tenía posibles y un carácter tesonero que lo forjó muy seguro de sí mismo. Encargó aquella obra de arquitectura que, como dice el Frankfurter “Dieses Haus war eine einzige Provokation” (esa casa fue una simple provocación).

La “Goldene Waage”

Una construcción de espíritu abierto neerlandés llena de ventanales y elementos ornamentales en cuadrantes y moldeadas formas llenas de colorido en la esquina. Podría recordar el cuadro de Gerrit Berckheyde de la curva del canal Herengratch en Amsterdam.

Pero el centro de la más importante ciudad de Hesse no es Flandes, por eso los habitantes de Fráncfort debieron sentirse fuertemente interpelados. Luego, cosas del tiempo y el arte, absorbieron en su sentido de la estética la originalidad de aquella casa. Como si una hoja en precoz otoñarse alumbrara sus ocres entre el verdor de la copa de un roble.

La belleza, también en el detalle discordante, es camino de esplendor. Al fin, hasta el propio Hermann Hesse escribía que “los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad”.

Canal Herengracht, pimtura de Gerrit Berckheyde

En este centro de renovado de la ciudad también podemos sentir la convicción, la inspiración de que las obras de los hombres llenas de cuidado son santuarios de pensamientos nobles para acciones dignas.

Con poco o con mucho hay un bien a hacer, una belleza a custodiar y una verdad a defender ya sea con la propia madre enferma, con el trabajo de hoy o con las paredes de una ciudad hermosa.

 

Idea fuente: abrir espacios propios a las cosas bien hechas es una forma de bien necesario.

Música que escucho: “Bright Eyes”, Art Garfunkel (1979)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

16 Titulares con número

El arte de titular de prensa está expuesto a artificios. El anunciar sigue al hacer. El hacer sigue al ser. Y el ser al ser pensado con fuerza de creación. De la nada al ser, aquí abajo, hay pasos.

El arte de componer titulares

Pero sólo el anuncio – el titular en prensa y otros medios – fija la primera atención y, si es efectivo (el anuncio, el titular), hace avanzar al lector.

Efectivo es aquello que produce de manera eficiente la eficacia buscada de modo pleno y, en su caso, duradero.

El número se emplea para anunciar algo con efectismo. Es una manipulación – a veces legítima – de los elementos de la información para producir una reacción buscada. Ahí entran, por ejemplo, los neologismos que hoy tanto se usan en distintas profesiones relacionadas con la Comunicación: “posverdad”, “buenismo”, “postureo” o “hacker”.

A todo ello se ha incluido un efecto que se extiende para captar la atención de los públicos: los números.

la fuerza del número

No me refiero a la técnica manipuladora que se emplea para inducir a usuarios de medios a pensar que aquello (manifestación, protestas, celebración) fue mayor en seguimiento que lo que reflejaría una visión objetiva. Se ha usado tanto que está incluso devaluado: lectores y públicos ponen su filtro reductor.

Con la referencia a números en los titulares señalo esa acción que consiste en cifrar aquello que se quiere contar. Por ejemplo, “10 cosas que debería conocer antes de embarcarse en un crucero”.

¿Qué se busca al preanunciar un “númerus clausus” de informaciones? Pues, quitar miedo al lector acerca de la extensión del texto. Las lectoras y lectores de este momento, habituados a mensajes cortos, a eslóganes y a breves ideas, huyen de textos largos.

Muchos dedican poco tiempo a la lectura, una lectura no siempre reflexiva. Les basta con tener lo que juzgan “suficiente información”, la que basta para estar entretenido o para no parecer un alienígena entre el resto de terrícolas.

20 secretos…

Por ello, si desde el titular del artículo se le “avisa” de que la información que sigue es de entidad limitada es posible que inicie la lectura y, en algunos casos, llegue hasta el final.

No es una acusación, es una constatación. Y no siempre es censurable. Por ejemplo, Moisés bajó del monte Horeb con una tabla de “10 Mandamientos” y no con los dos tomos de “Teología Moral para seglares” de Antonio Royo Marín O.P., que aquel pueblo de dura cerviz (Ex.32,9) ni habría abierto.

Incluso yo mismo lo uso en este blog al menos cuando publico “25 predicciones improbables” para cada año.

Esta alianza de palabra y números produce el efecto ansiado también porque hay un respeto reverencial hacia las cifras. Se puede afirmar que la cifra tienen un crédito previo del que no goza la sola palabra. Un número fija, asienta, determina. El número no se deja interpretar y viene revestido de una capa de formalidad, que abriga una presunción de cosa de ciencia.

De la prensa digital de hoy son los siguientes 15 TITULARES CON NÚMERO:

Six of the best one-pot meals, The Guardian

Diez películas que hundieron a sus estrellas para siempre El País

26 miradas al 8-M, un mes después, El Mundo

15 personajes ‘enfermizos’ que dañaron la salud mental de sus intérpretes, El País

Les événements de Mai 68 résumés en 3 minutes, Le Monde (vídeo, que avisa del número de minutos de duración)

Día de los Trabajadores: 12 canciones para el 1 de Mayo, , Europa Press

Trump Deletes Nine Tweets While Attempting to Spell “Subpoena”, The Newyorker

5 questions sur le fichier des délinquants sexuels ou violents, Le Monde

Los 10 Mejores Antivirus Para Mac (2018) ,El Mundo

78 percent of South Koreans now view North Korean dictator as trustworthy, poll finds, Washington Post

15 of the most striking photos from May Day protests around the world, Washington Post

9 tendencias de alfombra roja que podrás lucir en tu ‘look’ de invitada, El Mundo

10 luoghi proibiti che nessuno è autorizzato a visitare, La Stampa

Tell Us 5 Things About Your Book: A Dangerous Journey Into the Heart of Tornadoes, The Newyork Times

Esos son los 15… y con el mío de este post 16.

Idea fuente: El uso de números para captar la atención.

Música que escucho: Across the Universe, Fiona Apple (1999)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Pensamiento, primera comunicación

Puedo porque pienso que puedo

 

 

Va, pensiero, sull’ali dorate;
va, ti posa sui clivi, sui colli,
ove olezzano tepide e molli
l’aure dolci del suolo natal!
(Va Pensiero, ‘Nabucco’, Giuseppe Verdi)

 

Tengo una amigo con el que juego frecuentemente al golf. Tiene muchos más puntos quirúrgicos en su cuerpo que el Fútbol Club Barcelona en su clasificación. El cáncer quiso apoderarse de sus entrañas y él le ha dado varios esquinazos. Por lo que sé tiene el umbral del dolor tan alto que el daño no le alcanza. Si sufre está callado. Casi ese es su único momento de silencio. Dolido silencio. Fuera de eso es locuaz, vivo e interesado por la vida de los cercanos. Pero otras veces se queda en sus pensamientos.

Cuando uno está en silencio puede escuchar la voz que habla en el interior, como Antonio Machado: “Converso con el hombre que siempre va conmigo/- quien habla solo espera hablar a Dios un día-”.

Esa conversación interior es la cuna donde se alimenta y reposa de sus batallas la otra conversación. La conversación del encuentro con otro. “El pensamiento nos da forma” decía Meryl Streep interpretando a la Margaret Thatcher de la película “La Dama de Hierro” . El pensamiento nos construye. Y la conversación interior le da el aliento para vitalizar los mensajes haciéndonos comprensibles y aptos para comprender a los demás. Comprender es compartir.

Puedo porque pienso que puedo” decía ya hace años Carolina Marín. Acaba de ganar su cuarto título Europeo de Bádminton. Piensa que puede y lo dice en alta voz porque se lo ha dicho antes en su mente.

Carolina Marín conquista su cuarto Campeonato de Europa de Bádminton

Esta es la cara amable de ese hablarse a uno mismo. Como lo es la de Rafa Nadal que, cuando el periodista le quiere hacer mirar atrás con el halago de que son 11 victorias en el Conde de Godó, que son 12 las victorias consecutivas y que lleva 46 sets ganados sin interrupción sobre tierra batida, le sale por fuera su conversación interior y responde: “es una parte del año para disfrutar del día a día, de la competición y de las victorias”.

El rostros adusto, el monstruo lo tenemos en esas noticias reflejo de una sociedad donde hay conversaciones interiores que rearman sucios delitos contra la integridad femenina, contra la seguridad y la paz de guardias civiles y sus novias o, como ha ocurrido con la eliminación del bebé Alfie Evans, contra la vida y la familia, el lugar donde uno es querido por existir.

La Historia de la Comunicación empieza en el espíritu de cada uno y en el de todos en conjunto. La Prehistoria de la personal comunicación hay que leerla en la familia y en su ventanas (familia ampliada, escuela, amigos y pantallas influyentes). Digo lo que me digo. Hablo de lo que me hablo. Interpreto con los códigos que traducen mi educación y mi propia sensibilidad.

La primera comunicación

Una decisión correcta bebe de una conversación sana del tipo “puedo porque pienso que puedo” que proporciona referencias y resortes efectivos.

Viktor E. Frankl, padre de la Logoterapia y que pasó años en el campo de concentración de Auschwitz lo diría de otra manera: “Lo que (una persona) llegue a ser – dentro de los límites de sus facultades y de su entorno – lo tiene que hacer por sí mismo. En los campos de concentración, por ejemplo, en aquel laboratorio vivo, en aquel banco de pruebas, observábamos y éramos testigos de que algunos de nuestros camaradas actuaban como cerdos mientras que otros se comportaban como santos. El hombre tiene dentro de sí ambas potencias: de sus decisiones y no de sus condiciones depende cuál de ellas se manifieste” (El hombre en busca de sentido, Viktor E. Frankl. Herder, 22º Edición. 2003).

Antes de los Juegos Olímpicos de 2016 Carolina Marín desveló otra conversación de su interior: “Calma, alegría y fuerza… son las que me definen y estoy segura que con esas tres palabras, voy a rendir al 100% en los Juegos y aspirar a conseguir la medalla de oro”. Naturalmente, obtuvo el oro.

 Idea fuente: la primera conversación, el primer mensaje está en la mente. Y busca el sentido.

Música que escucho: “Va pensiero, (Nabucco, Verdi) Andrea Bocelli y Orchestra e coro dell’Accademia Nazionalle di Santa Cecilia dirigida por Myung-Whun Chung (2000).

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , .

La vida en sus manos: el Caso Alfie Evans

Mientras escribo hay un bebé de 23 meses, Alfie Evans que, contra la opinión de los doctores – que no le atienden -, frente al hospital que lo desconecta, desdiciendo a varios tribunales – incluido uno que, no sé por qué, se llama Tribunal de Derechos Humanos -, un niño, digo, que ha decidido respirar por su cuenta (Liverpool Echo 25/04/08) para sonreír a sus padres.

Sus padres y otros muchos, entre ellos el Gobierno italiano – están dispuestos a darle el soporte vital que médicos de Liverpool, Jueces de Londres y Estrasburgo y algunos medios cainitas le niegan. Hasta el avión estaba preparado para llevar a Alfie a Roma.

Respirar en Roma, qué maravilla. Pero no está el mundo para maravillas, está para morirse de asco y, si se puede, “reducir sufrimientos” a ese niño. Tienen poder para desconectar a Alfie en Liverpool, pero Alfie and us will never walk alone.

No caminaremos solos, porque la vida tiende a abrirse paso frente a la burocracia y si le dices, como dijeron a sus padres, que dejaría respirar a los pocos minutos de retirarle la asistencia, la vida responde: “permítame doctor que le contradiga: voy a hacerlo horas y horas”.

Alfie Evans

Pero el debate sobre quién tiene derecho a vivir y quienes deben morir está conectado a una máquina que – esa sí – habría que desactivar. La Máquina de la Inhumanidad.

La negación de la realidad (por ejemplo sobre la dignidad del ser humano intocable), a la que sigue el relativismo primero, y el positivismo jurídico después son el alimento de esa máquina de manipular de la que vive mucha gente: opinadores bienintencionados, médicos de falsa compasión, jueces sin equidad para distinguir el bien del mal, y políticos metidos a legislar más allá de su acreditada incompetencia…

Ese positivismo – no hay más derecho que el legislado y nada es bueno por encima del BOE – lleva a la anulación de un hombre al que no se considera real, sino fruto de lo que se legisla: Usted no es sujeto pasivo de protección porque tenga unos derechos previos y anteriores que le son debidos por ser persona, sino sólo porque la ley – y sólo ella – defina que eso a lo que usted aspira – por ejemplo, respirar – merece protección jurídica y lo haya recogido un texto que los jueces aplican sin más consideraciones.

Esta falta de consideración no es nueva en el caso de Alfie, el caso de la Vida, sino que con la ayuda de medios de comunicación, campañas millonarias de propaganda y publicidad, explotación de emociones y arrinconamiento de ideas se impone en otros muchos campos del saber y del hacer: Mujer, Salud, Familia, Amor, Vida, Muerte, Pensamiento e Historia.

El caso de Alfie, no es un asunto lejano de unos padres jóvenes histéricos. Es algo que le toca usted. Y le toca a diario. El caso de Alfie, último de la serie por ahora, es que usted sólo vivirá mientras se lo permita un juez después de leer un folio en términos médicos. No se engañe: no viajará a Roma para respirar.

Aproveche este momento para hacerlo, dar gracias a Dios y meditar. Porque algo siempre se puede hacer para que este hermoso mundo sea más respirable.

Idea fuente: Algo que hacer a favor de la vida de las personas y todo bicho viviente

Música que escucho: Ma vie, Alain Barrier (1964)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .