Escuchar requiere tiempo

 

Leo en la prensa (ABC 12/04/2011) :«Mi padre nunca tenía prisa conmigo, no miraba el reloj  y me enseñó los fundamentos básicos del juego. Desde la colocación del cuerpo, a la posición de las manos y al «swing». Lo dice Charl Schwartzel (26) después de ganar Augusta, su primer “major” desde que hace ocho año pasó al circuito profesional. Toda un carrera meteórica en el exigente y competivo mundo del golf.

Escuchar no puede hacerse con prisas, mirando el reloj: no, si amas al hijo; no, si no quieres perder la confianza del cliente; no, si respetas al público, sea este una pareja, diez personas o una multitud en un auditorium.

Escuchar se hace con el rostro de frente y la boca cerrada y el corazón abierto. El padre de Charl escucha y el jovencísmo campeón confía, actúa y gana. Gana como persona, que es la mejor “chaqueta verde” que uno puede vestir.

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , .

Los comentarios están cerrados.