Libertad de Prensa

El 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa, proclamado por la ONU en 1993. La Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) ha impulsado, con este motivo, actividades en apoyo de este derecho básico.

En el comunicado de WAN- IFRA, se habla con fuerza, con la fuerza de la razón:

Una prensa libre forma parte intrínseca del derecho a la libertad de expresión, sirviendo de escudo para salvaguardar el acceso al conocimiento y a la información, tal como se establece en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.”

Luego, como una señal imaginativa para demandar esa libertad, anima a la prensa a dejar un “Espacio en Blanco” en alguna página como denuncia ante esa falta de libertad en tantas partes de este globo.

Es un derecho fundamental de las personas, aunque resulte exagerado, como pretende el comunicado oficial, que sea el “que sustenta todos los demás derechos”: el respeto a la vida ocupa ese privilegiado lugar, ya que es, por necesaria lógica, anterior. Sin vida, literalmente, no hay ni un primer balbuceo.

Las cifras más dramáticas están ahí: en el año 2010 fueron asesinados 57 periodistas (otras fuentes, como la Federación Internacional de Periodistas FIP, hablan de 94 periodistas asesinados). Los, torturados, detenidos y deportados suman centenares.

No son sólo gobiernos tiránicos, sino también cárteles de la droga, mafias criminales quienes conforman un oscuro mundo que no tolera que se investigue y publique la verdad.

Con tonos más suaves, y sin sangre ni grilletes, en países con constituciones democráticas se conculca la libertad de expresión con sutiles operaciones y siempre abusando de posición prevalente del coartador.

A continuación una corta lista de limitaciones que ocurren hoy:

  • Igualitarismos de tabla rasa en materia de educación: allí donde la ideología suplanta el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus íntimas creencias, se limita la  la formación de espíritus críticos, cuando no una invasión del partido en la conciencia del joven.
  • Medidas de exclusivos o preponderantes fundamentos partidistas para controlar los contenidos de la televisión. En este sentido están algunos de los llamados Consejos Audiovisuales.
  • Ruedas de prensa de personajes públicos sin admitir preguntas, que han hartado a profesionales. Hablan ya de acometer una acción de “micrófonos caidos” a semejanza de las protestas de “cámaras caídas“.
  • Abusos en la contratación de periodistas y algunas prácticas de subempleo profesional.
  • Cultivo y distribución para consumo por estudiantes de una cultura de libertad sin responsabilidad, agravada por un distanciamiento del uso de la razón como expresión de un espíritu humano que se desconoce.
  • La falta de resurgimiento y renovación intelectual y de autocrítica en algunas redacciones.
  • La, a veces excesiva, dependencia económica de los medios respecto de los gobiernos.
  • La presencia de sindicatos sostenidos por los gobiernos en los órganos de de decisión de televisiones públicas.

La libertad de prensa, es cierto, no es cosa de un Día Mundial, sino de un mundo de días de conquista y reto. Periodistas del Mundo: no tengáis miedo.

José Ángel Domínguez Calatayud

 

 

Etiquetas: .

Los comentarios están cerrados.