I want you back, Amy

Son palabras de una madre, Janis Winehouse, aparecidas en diciembre de 2007 en una carta abierta enviada al domincal News of the World. Amy Winehouse, la cálida voz del soul británico, hacía una semana que había sido nominada a la cifra récord de seis Grammy. Su madre, llena de espanto, pudo ver en la prensa las fotografías de la frágil figura de su niña de 24 años, obtenidas en el frío amanecer londinense,  donde la joven aparecía sin más ropa que la interior y con aspecto de bebida.

La reproducción de algunos párrafos de aquella carta es mi tributo, no a la memoria de Amy .- prefiero un plegaria –, sino a su madre y a las madres y padres que padecen los estragos del nihilismo en la vida de los que aman.

Ahora, las palabras de aquella carta, que me sirvieron hace tres años de apoyo en una charla sobre estrategia de comunicación, me conmueven hasta la congoja y obligan a pensar en vías de vida para nuestros jóvenes:

“We were terrified after we saw those pictures of you wandering around the freezing streets at dawn in your underwear. All I wanted to do was rush into those pictures and wrap you up in a big, warm blanket”.

(“Estamos horrorizados tras ver esas fotos tuyas vagando por las heladas calles al amanecer en ropa interior. Lo único que quería era precipitarme dentro de esas fotos y arroparte en una manta grande y cálida”).

“People will wonder why I haven’t run down to whatever hotel you’re staying in, scooped you up and taken you home for a hot bath and a steaming bowl of chicken soup”.

(“La gente se preguntará por qué no me he lanzado a cualquier hotel en que te hospedes, te he recogido y llevado a casa para darte un baño caliente y un plato humeante de sopa de pollo”).

“It’s because your father and I know what you’re like Amy. We want to help you but we know that unless you want to be helped – unless you come to us – anything we tried would be in vain”.

(“Es porque tu padre y yo sabemos cómo eres, Amy. Queremos ayudarte, pero sabemos que a menos que tú quieras que te ayuden – por lo menos a volver con nosotros – cualquier intento será en vano”).

“Early fame has overwhelmed out, it’s dizzied you and muddled your mind. For a moment, forget you’re a superstar. You’re also young and vulnerable, no stronger than any of the rest of us.”.

(“La fama prematura te ha abrumado, te está mareando y está sumiendo tu mente en la confusión. Olvida, por un momento, que eres una superestrella. Todavía eres joven y vulnerable, no más fuerte que ninguno de nosotros”).

“Remember you’re just an ordinary human being, not strong than any of the rest of us. You think you’re strong enough to get through this on your own, darling, but you’re not”.

(“Recuerda que eres sólo un ser humano común, no más fuerte que el resto de nosotros. Tú piensas que eres lo bastante fuerte para superar esto por ti misma, querida, pero no es así”).

“You know I’m an optimist and that I think with our help you will get back on top of things”.

(“Tú sabes que yo soy optimista y creo que con nuestra ayuda, volverás a la altura de las cosas“).

“So this letter is my way of making sure that you know that and we will do everything in our power to get you well again. After all, you are still my baby and you always will be”.

(“Así que esta carta es mi manera de garantizar lo que ya sabes, que haremos todo lo que esté en nuestras manos para que te pongas bien de nuevo. Después de todo, sigues siendo mi niña y los serás siempre“).

“Wherever you are, whatever you need, we’re here for you day and night. I hope you know that.”

(“Estés donde estés, para cualquier cosa que necesites, estamos aquí para ti día y noche. Espero que te des cuenta de esto“).

“I want you back, and I’ll make you fitter and stronger”.

(“Deseo que vuelvas, y ponerte más en forma y más fuerte“).

Love, ma.

Ahora, al día siguiente de la muerte de la famosa cantante, su madre hacía estas declaraciones: She seemed out if it but her passing so suddenly still hasn’t hit me. Amy always said ‘I love you mum’ when we would say goodbye. They are the words I will always treasure. (Ella parecía ida, pero su muerte tan repentina todavía no me ha golpeado. Amy siempre decía ‘te quiero mamá’ cuando nos despedíamos. Son las palabras que siempre atesoraré”). (Daylife 24 jun 2011).

¿Club de los 27?

Por otra parte, me parece inapropiado mitificar una especie de Club de los 27 para nombrar a los ídolos musicales autoinmolados a tan temprana edad. Pero si reconozco que hubo alguien, la columnista Karen Heller que, ya entonces, vio la posibilidad de que Amy sumara su nombre a este “club de los cantantes muertos”, autodestruidos, más bien:

“Jimi, Jim, Janis, Brian and Kurt all flamed out in high style and at 27, an absurdly young age, only to be lionized to this day.

In this regard, Winehouse is proving to be precocious.

She’s only 24 with six Grammy nods, crashing headfirst into success and despair, with a codependent husband in jail, exhibitionist parents with questionable judgment, and the paparazzi documenting her emotional and physical distress. Meanwhile, a haute designer appropriates her disheveled style and eating issues to market to the elite while proclaiming her the new Bardot. There is no need for fiction”. (Karen HellerThe ruin of a talent, shrilly told by tabloids” Philladelphia Inquirer, 12 dec 2007)

Dios se apiade de su alma, de la de sus padres y de todos nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , .

6 respuestas a I want you back, Amy

  1. joseangel jr dijo:

    HE leido hace poco algo y no he podido, ni querido, callarmelo. De la Autobiografía de Frank Capra (“El nombre delante del Título”, T&B Editores, Madrid, 1999. pp 509 y ss)
    “El Dr. Carl Anderson, jefe de física de altas energías en el Caltech y ganador del premio Nobel, me (…) dijo que desde su descubrimiento del positrón, docenas de otras partículas atómicas totalmente inesperadas habían surgido a la luz, haciendo pedazos el moderno concepto de átomo y sumiendo a los físicos en auténticos ataques de nervios. Le pregunté lo que quería decir.
    -No lo sé -dijo Carl-. Precisamente en estos momentos estamos gritando ¡Socorro!. Pero algún estudiante de 26 años nos dará pronto la respuesta.
    -¿Por qué 26 años?¿Es esa edad la más activa del cerebro?
    -No- respondió-, pero es la edad en la que la combinación de conocimiento y osadía es más potente. A los 26 años un estudiante está lleno de conocimientos recién aprendidos, pero es todavía lo bastante rebelde, y lo bastante lleno de entusiasmo, como para desafiar el conservador Establishment científico y salir con algunas alocadas “suposiciones”. Después de los 26 años adquieremucho más conocimiento…, pero también se vuelve más conservador. Ve más arboles, pero menos bosques.”

    A continuación ofrezco una posible lista para el “Club de los 26”:
    A los 26 años…:
    -Einstein anunció su Teoría de la Relatividad
    -Alejandro Magno comenzó la conquista del mundo entonces conocido
    -Napoleón tomó el mando de las multitudes revolucionarias francesas
    -Marie Curie empezó a investigar el uranio radioactivo ( fue, en realidad a los 25, pero ya se sabe que las mujeres maduran antes)
    -Shakespeare escribió su primera obra importante (Henry IV)
    -San Francisco cambió las galas y una vida despreocupadapor ahrapos y una vida santificada
    -Miguel Angel ejecutó la Piedad
    -…
    ¿sigo?
    -Orson Welles hizo “Ciudadano Kane”
    -Churchill fue elegido por primera vez para la Camara de los Comunes
    -Nerón tocaba la lira mientras Roma ardía…

    Desde Roma, reflexiones de un “ventiseisañero”.
    joseangeljr

    • José Ángel dijo:

      ¡Genial! Joseángel Jr… y yo a los 26+1 me casé con la mejor de todas las esposas (a la que me había declarado a los 26-4) y según dice ella, coincidiendo en esto con el Dr Anderson, empecé a perder la rebeldía y a colaborar con ella en sacar adelante hijos estupendos que escriben cosas maravillosas. Abrazos. José Ángel Sr.

  2. Un adjetivo: acertado.
    Tomo nota del libro para añadirlo a la lista de “pendientes”.
    Muchas gracias,

    Jesús V.

    • José Ángel dijo:

      Gracias por tu entrada, JV y felicidades por tu Blog ( jesusvelez.wordpress.com) en el que acabo de entrar. Avanti a tutta machina!

  3. Pingback: Más sobre Amy Winehouse « Jesús Vélez

  4. ペリカン 万年筆 インク