El tiempo aprovechado

Recuerda el profesor Juan Velarde  Fuertes en la Tercera de ABC  de hoy, la explicación que Martín de Azpilicueta (1492-1586) da sobre la licitud del cobro de intereses: es lícito “porque el interés es el pago del tiempo”.

Confieso mi admiración por la respuesta, insospechada, sorprendente, justa y que sugiere otras ramificaciones más allá de las financieras, que eran la que interesaban entonces a los comerciantes españoles en Amberes cuando interpelaban a Francisco de Vitoria, quien les remitió al citado navarro.

Si el interés es el pago de tiempo, es que el tiempo tiene un valor que, además puede ser tasado y exigido como deuda. Así las cosas:

1.- La puntualidad no es “cortesía de reyes”, sino que los plebeyos con mayor razón están obligados a ella. El deber de ser puntual, por tanto, merece ser cumplido y la descortesía de la impuntualidad generar intereses.

No tiene fundamento ético el hábito de comenzar los actos media hora después del momento fijado en la convocatoria.

2.- Los papeles y los e-mails no son algo para marear. El coste de tiempo en términos de eficiencia nos pide verlos y soltarlos por el buen camino de la resolución, en una sola lectura. Esto se puede aprender con la práctica. Y, sí: la papelera es una opción.

3.- Las personas son una prioridad: el tiempo con una persona es tiempo que genera una riqueza si dedicamos atención. No es lo mismo tiempo aprovechado que tiempo precipitado. Las personas son unos seres tan particularmente interesantes que la pausa activa favorece, crea riqueza compartida, cuando las atendemos personal o profesionalmente. La mirada en el rostro, la palabra sugerida, la confidencia que se comparte y la orientación que podemos dar a sus vidas nos dan la dimensión de la gestión de este tiempo.

4.- El tiempo de nuestro interior también genera intereses si se deja pasar despectivamente. 20% de acción requiere 80% de reflexión. La clausula de penalidad por el propio abandono se paga en impreparación, superficialidad, pobreza del lenguaje e inanidad de las ideas, y en, caso de durar en tristeza del espíritu.

La alegría está en hacer del tiempo un capital inagotable y compartido con dimensiones servicio. Es posible. Conocemos casos que permiten la emulación.

 

Jose Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

2 respuestas a El tiempo aprovechado

  1. Gloria dijo:

    Una de los mejores reflexiones que he leído en mucho tiempo! de verdad, me ha encantado! gracias!

  2. José Ángel dijo:

    Gracias a ti, Gloria: tú sabes lo que animan comentarios tan amables como este que tú haces. Persistiré.