Citius, Altius, Fortius… et Mirabilius

El Frankfurter Allgemeine nos informa cómo se hacen negocios de 200 millones de dólares: “so gesehen war das Ereignis am Freitagmorgen in Innsbruck bei Kaffee und Croissant dann doch exzeptionell. (el caso, aunque excepcional, sucedió el viernes por la mañana en Innsbruck con un café y un croissant).

Los que se desayunaron con tanta “pasta” en la capital del Tirol, eran, Don Thompson, Presidente y Director de Operaciones de McDonalds, y Jacques Rogge,  Presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), y el lugar: el McDonalds situado en pleno centro de Innsbruck (Herzog-Friedrich-Strasse 35).

El precio es pequeño si se tiene en cuenta que el negocio que se firmó es el de la renovación del patrocinio de restaurador de hamburguesas a los Juegos Olímpicos y que la duración es por ocho años, lo que le da la oportunidad a McDonalds de resarcirse económicamente y mejorar su imagen  -no grasa, más pescados, sustituir el fondo rojo de su logo por un ecoverde – y llenar los ojos  de ilusión y los estómagos de hamburguesas durante los Juegos de Invierno, que ahora empiezan en Innsbruck (2012), y los de Sochi (Rusia, 2014), Pyeongchang (Corea del Sur, 2018), y los Juegos Olímpicos de Verano de Londres (Reino Unido, 2012), Río de Janeiro (Brasil, 2016) y los del 2020, cuya sede se conocerá el 13 de septiembre de 2013.

Parece una provechosa iniciativa para una marca si se considera que sólo en la Olimpiada de Pekin (China, 2008) más de 4400 millones de terrícolas estuvieron ante la televisión,  según informó entonces la firma estadounidense de estudios de mercado, Nielsen Company. Fue una cifra récord, cuyo valor se acrecienta si se tiene en cuenta que las pruebas deportivas se celebaraban en horas de menor audiencia en los países  desarrollados de Europa y América.

Con esta perspectiva, el adelanto que nos hace Frankfurter es casi  seguro un anuncio de un éxito de esponsorización deportiva, tanto para el gigante yanqui de la carne picada entre dos panes y el movimiento olímpico que se asegura financiación sobrada. Dos Marcas, colaboran y salen beneficiadas. ¿Les suena?

Hay otros que ya se apuntan a este win win game. La crónica del rotativo alemán incluye que, “con la excepción de uno, todos los contratos aún están en curso desde hace años: como la empresa tecnológica, Atos Origin (Francia), Panasonic y Samsung, para 2016, Coca-Cola, Dow Chemical, General Electric, Omega, Procter & Gamble, Visa, y ahora los McDonald son los contratos de ampliación hasta el 2020. El gigante informático Acer ha tomado el relevo de Taiwan  del patrocinio global de Lenovo de China en Beijing para los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver y los Juegos de Verano en Londres“.

Es deporte, es sana competencia y es negocio del espectáculo, y con el espectáculo, pues estos juegos deportivos, si no han traido plenamente la Pax olimpica, si han contribuido a la Cultura Visual, que se expresa en brillantes obras arquitectónicas,  esculturas,  tratamientos urbanísticos humanizadores y la siempre reconfortante visón de las Marcas en su lucha por comunicar qué son, qué sirven y cuáles son los valores que comparten en este globo. Si además ganan dinero, pues qué bien. Como sabemos, el Barón de Pierre de Coubertin fue el impulsor de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna. Pero no es tan conocido que contó con el ánimo y la colaboración del sacerdote católico dominico Henri Didon a quien debemos el lema olímpico “Citius, Altius, Fortius” (Más rápido, Más Alto, Más fuerte). Hoy, gracias a esta civilización de las pantallas, quizás podría añadirse una palabra de inspiración: “Mirabilius”  (más digno de admiración).

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , , , .

Los comentarios están cerrados.