Melchor: el corazón donado

El Melchor de Sevilla iba hoy en la Cabalgata en su carroza con unos pajes muy especiales. Me lo ha contado esta mañana, mi periodista amiga Nieves P.: esos pajes eran niños, cuyos corazones habían sido trasplantados por este Melchor, es decir por el cirujano José Pérez Bernal, que aprieta los caramelos en sus manos antes de arrojarlos llenos de vitalidad al público infantil.

La idea de una carroza con un rey cirujano en el trono lanzando caramelos y unos pajes menudos de corazón renacido y sonriente, tiene las trazas de una gran acción comunicativa en la línea del ejemplo duro envuelto en la suave imagen de una ilusión muy grande: todo un paradigma de Cultura Visual y de deep trend.

Este Melchor, dador de la vida que late en un corazón infantil, ha visitado muchas veces esos belenes formados por familias esperanzadas ante la posibilidad, hecha luego realidad por sus manos sabias, de ver a su niño con un corazón nuevo.

Este Melchor, que hace nacimientos en sus renacimientos de chavales, habrá mirado arriba donde un Niño, rodeado de la simpatía de niños donantes, le habrá agradecido el oro de su trabajo.

Este Melchor, entre caramelo y caramelo de un año de trabajo, ha visto el fondo del alma de muchas familias que rebosan generosidad en la donación del corazón de su hijo a otro pequeño. Es un corazón que late fuerte y emocionado viviendo una vida que se apellida ilusión.

¡Melchor! ¡Más caramelos!

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

Los comentarios están cerrados.