La prensa estática en declive

Como bicicletas de gimnasio, estáticas y aburridas, parte de la prensa y de otros medios de comunicación ofrecen a sus públicos el duro pedaleo de cada jornada del que no resulta ninguna avance en la calidad humana de lectores, televidentes, radioyentes y navegadores de red. Con el pedal de la izquierda obligan a escuchar el cansino discurso de lo políticamente correcto, ese esfuerzo baldío por llenar la comunicación con la negación de la Naturaleza y el Humanismo. Pero la negación es vacío. La oscuridad no existe sino por eliminación de la iluminación. Se puede llamar progreso pero está donde estaba, moviéndose en círculos pequeñitos, redondos y tediosos sobre la misma vertical de su insano ombligo. Ni cambian los medios ni el fin, aunque si el aparataje y la composición de su capital social… “cochino dinero”.

Con el pedal de la derecha el extenuante imaginario de la cochambre no ofrece ideas, sólo algo de carne y más allá algún reportaje de evasión y los gags de algún anunciante. También imágenes buenas de vez en vez. Mas el debate de la superficialidad y de poner la verdad entre paréntesis impone a los públicos el ejercicio de girar en orbitas pequeñas, también sobre su propia vertical.

Alguien ha dicho que la radio de dentro de veinte años será como la sociedad de dentro de veinte. Si no cambiamos con profundidad, me temo, que no vamos que esperar tanto para confirmar que la radio será mejor que la sociedad que la escucha. Hace unos años, un familiar amigo me decía: cada país tiene el gobierno que se merece, excepto España que lo tiene mejor.

Si entre los que conservan un poco de lucidez no se levanta la fábrica del asombro, del ingenio, de la creatividad y del pensamiento cultivado y alegre las bicicletas de la comunicación no llevarán a nadie por ninguna senda de interés de lo verdadero humano y hondamente altruista. Estáticos y conformados quedarán la sociedad y sus medios sobre el polvo de herrumbres satisfechas.

Estamos a tiempo: existen ya jóvenes periódicos, vibrantes fundaciones, motores de comunicación que abren brecha de una información fresca, generosa y de alta naturaleza, convirtiendo su paso por las calles de internet en una de las muestras de vitalidad emergente.

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , .

Los comentarios están cerrados.