Mujeres para la Historia

En primera página de la edición digital de  ABC (08/03/2012) aparece la cara sonriente – una arruga – de Teresa de Calcuta. En el interior que se enlaza con cinco nombres de mujeres que han aportado cosas visibles o que la sociedad de su tiempo ha considerado notables…Marie Curie, Rigoberta Menchú, Nadia Comaneci y Valentina Thereskova acompañan en ese artículo de ejemplos femeninos a la monja beatificada por  Juan Pablo II,  y que había dado su vida generosamente  a los más pobres entre los pobres, a los más marginales, a los menos queridos, a los de peor pronóstico por SIDA, graves infecciones… a los desahuciados de todo amor.

Esas hazañas y otras que protagonizaron mujeres en la Historia fueron conocidas a veces muy a pesar de ellas, que pensaban en trabajar, en servir y no en lucirse.

Otras muchas mujeres son, como el conjunto musical, héroes del silencio. Hacen la historia en la trastienda de partidos políticos, o dejando horas de servicio en organizaciones internacionales y asociaciones no gubernamentales: en Manos Unidas, Cáritas, Zenit, Médicos Sin Fronteras, PRODEAN, Asociaciones de Padres, grupos vecinales, colegios y administraciones de centros hay docenas de mujeres transformando el mundo.

Por razones de biografía y designio tanto en mi familia como en mis trabajos de comunicación he compartido espacios animados por mujeres. En ellas veo competencias que superan los niveles más altos y las convierten en mujeres para la Historia:

1.- Capacidad de sufrimiento en silencio para llegar donde la meta se llama deber.

2.- Sencillez para descomplicar con una palabra discusiones estériles y arribar a ese remanso que llamamos paz.

3.- Mayor ternura para acolchar disgustos y abrir ese paraíso que se llama serenidad.

4.- Tesón, que alguno califica de tozudez, para concluir lo que concluido es un logro que, también alguno llamará éxito y ella no lo llama nada, porque le basta que esté bien acabado.

5.- Tal calidad de valentía que aquilata una personalidad con un brillo interior capaz de arrastrar solo con la mirada, la indicación o la humildad de saber que ella ya ha estado ahí donde el heroísmo se llama heroísmo.

Sí, están transformando la sociedad y lo hacen bien siempre que los demás no enredemos mucho más allá del mando a distancia.

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , .

Una respuesta a Mujeres para la Historia

  1. Ethel Neylon dijo:

    Tal vez estoy fuera de topico, pero estoy escudrinando en iniciar mi propio sitio web y me preguntaba que se necesita para ponerse en marcha? Estoy asumiendo que tener un blog como el tuyo costaria bastante capital? No soy muy bueno con el Internet, así que no estoy al 100% vendido en la idea. Cualquier recomendacion sería demasiado apreciada.