Freedom Tower ahora One World Trade Center

La construcción de la torre que se eleva sobre el solar de las Torres Gemelas, colapsadas y abatidas por el odio del terrorismo islamista,  acaba de sobrepasar la altura del Empire State Building, hasta ese momento emblemático cénit de Nueva York.

Iba a llamarse Freedom Tower, con razón poética y sentimiento de nostalgia de 3000 vidas desaparecidas el 11 de septiembre más dolido de la Historia.

Se llamará One World Trade Center por razones comerciales y sentimientos metálicos en la decisión de Pekin Vantone, máximo arrendatario de la que será la mayor torre de oficinas del mundo, que se ha hecho con la plantas 65 a 71.

Lo importante, sin embargo es que el nombre indica tanto en un caso como en otro la pujanza de una nación que sabe llorar como nadie, con gaitas escocesas que entonan Amazing Grace, y que también, como ninguna otra nación, en el mundo pone proa al desafío y rompe hacia arriba la tendencia depresiva del horror.

¿Resilencia? Puede ser. Pero quizás importe buscar más hondo, en el corazón de cada americano, para saber qué mecanismo hacen llamar ONE a lo que era TWO o apelar a la libertad – freedom – frente al fanatismo irredento.

1776 pies será la altura del edificio a término, cifra buscada para hacerla coincidir con la de la  fundación el 4 de julio de 1776 de los Estados Unidos. Eso equivale a 541 metros, mucho menos de la altura a la que se elevan las virtudes patrióticas y el sentido de liderazgo de el gran pueblo del Norte de América.

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

Los comentarios están cerrados.