No Llores Sola

If your heart is breaking
I’m yours whatever
I will not forsake you ever
Don’t cry alone

Through the autumn rainfalls
I will be your shoulder
If the winds of love grow colder
Don’t cry alone

Surely as the sun sets
New suns are rising
As winter heralds spring’s horizon
Don’t cry alone

Don’t you ever doubt me
You lead I will follow
Sweep away all pain and sorrow
Don’t cry alone
“No, don’t cry alone

No, don’t you ever doubt me
I’ll be there for you forever
Don’t you ever cry
I’ll sweep away your tears and sorrow
And I’ll be with you close tomorrow
I’ll be with you
Don’t cry alone
I’m yours
Don’t cry alone”

(“Don’t Cry Alone”, álbum TITÁNIC REQUIEM, Robin Gibb)

Hasta aquí la letra de la canción inspirada en la poderosa imagen  trágica de “un esposo que es arrebatado por el mar, y con todo el poder de su alma grita a su esposa para que no llore sola”, como se puede considerar al abrir la web del cantante australiano que tantos éxitos protagonizó con los Bee Gee.

Andaba luchando con un cáncer desde 2010 y con ayuda de su hijo Robin-John “RJ” Gibb lanzaba ahora TITANIC REQUIEM coincidiendo con el siglo del hundimiento el  RMS Titanic . El ábum configura una composición de estructura clásica de la que forma parte esta bella canción Dont’Cry Alone que embebo más abajo.

Se da la circunstancia de que el propio Robin se halla en estos días debatiéndose de nuevo entre la vida y la muerte  a causa de una neumonía y su dulce, trágico y universal desgarro hiere el alma e invita a la plegaria.

Plegaría por él, desde luego. Pero también por un anhelo ante el olvido del concreto dolor de tanta evitable violencia y muerte.

Desde luego que nada de tristeza, pues precisamente en los cercanos tenemos la posibilidad de decirles Don’t Cry Alone, aunque sea sin palabras. Incluso mejor sin palabras evitando su hundimiento moral através de servicios pequeños y útiles, por medio de una escucha atenta y contando un chiste o acompañando con una canción.

No sabemos si nos arrebatará una ola, aunque un día sí habrá una definitiva marea, pero mientras acompañar con alegría es un modo bastante práctico de hacer llevadera la navegación.

 

José Ángel Domínguez Calatayud

 

Etiquetas: , , , , , .

Los comentarios están cerrados.