Museo Universidad de Navarra, Slow Museum

Asistí ayer en Sevilla a la presentación que responsables del Museo Universidad de Navarra hicieron del mismo; es una actividad que les ha llevado por ocho ciudades españolas y en total les hará presentes en dieciséis. Algunos datos del proyecto que se inaugura en 2014 son simplemente sublimes y de una riqueza de mensaje que impresiona. Pero dejo para el final los datos para fijarme en las tres orientaciones que fundamentan esta colosal iniciativa que no tiene parangón en España, pero que sigue la estela de lo que ocurre en centros docentes de Estados Unidos; me refiero a la incardinación de un museo en una Universidad: Harvard (tres museos de arte y un centro de conservación y restauración) Pennsylvania, Nuevo Méjico, Yale, California y Chicago, por ejemplo. La tres guías que justifican el proyecto – y que se reflejan en las tres elipses del logo –  son la Docencia, la Investigación y la Internacionalización. Sobre la Docencia, que pudiera parecer una razón elemental, el propósito va más allá de ofrecer unos cuadros en unas paredes. Estamos en la cultura de la imagen y una Universidad es un lugar para exprimir la cultura y que docentes y discentes beban saberes y participen en el entramado de mensajes, discusiones, pintura, música y escenografía que destilarán los muros y espacios, los cerrados y al aire abierto, diseñados por Rafael Moneo, reciente premio Príncipe de Asturias. ¿Podemos imaginar una apertura edificante a la belleza de una chica o un chico contemplando después de clase un Pablo Picasso o una obra de Mark Rothko? La Investigación tendrá en esta “Aula Magna de la Belleza” la probeta inmensa donde hacer entrechocar y fundir avances a prestigiosos profesores – más de mil – de todas las Facultades y Escuelas Técnicas. Nos repitió el director del Museo que no estamos ante una sala de cuadros colgados, sino ante la nave estética y práctica del debate y el intercambio sabio. En esta órbita ¿Nos es difícil pensar en estudios médicos asociados a la contemplación y la terapia de la pintura? O ¿qué nos obstaculiza ver a hombres de empresa razonar proyectos, desde luego más optimistas que los actuales, mientras hablan y se les habla de Cultura Visual y comportamientos armónicos? Por último, la Internacionalización como proyección y recepción. “Universitas” es conjunto, pero para ello hay que acercar lo distante ofreciendo bienes a los de lejos y acudiendo a los que ellos brindan. Podemos seguir llorando uno o dos meses más ante la amarga realidad de la Marca España. Pero también podemos – ¡debemos!- hacer un poquito como subirnos al futuro y construir visiones más increíbles pero posibles y positivas, porque existen, porque son reales y tienen una lógica vertical ascendente. Transcender es el lema, porque salir e invitar a subir es una hazaña a la que una Universidad tiene que acostumbrarse. Entre los criterios que inspiran el Museo Universidad de Navarra hay uno sintetizado en dos palabras: SLOW MUSEUM. Desde su Rector hasta el último colaborador o amigo nos están invitando a contribuir a esa parte de la belleza que está eclipsada por la fatuidad de los efectos especiales, los planos cinematográficos instantáneo o el fugaz disfrute de un divertido gag. ¿No seremos capaces – pienso que sí – de hacer saber que la raíz de la hermosura de un video juego o de la sonrisa en primer plano nacieron colgadas en los colores de un pincel o en la nota extendida y vibrante de una sinfonía? Hay una ecología del Hombre y de la Belleza necesitada de rescate. Datos: 11.000 metros cuadrados, salas espaciosas, un auditorio para 700 personas con un escenario capaz de acoger conciertos y artes escénicas. Los fondos originales del Museo Universidad de Navarra están nutridos con la mayor colección de fotografías (10.000 y 100.000 negativos) depositados y acrecidos a partir del legado en 1990 de José Ortiz-Echagüe. El legado pictórico y escultórico de Mª Josefa Huarte, con medio centenar de obras que ella fue adquiriendo en vida y que reúne firmas de Antoni Tapies, Jorge Oteiza y los citados Picasso y Rothko entre otros renombrados artistas. Un proyecto al que seguiremos la pista porque no es un Museo al uso sino una constante llamada a la creación y participación de Belleza en las artes de hoy mismo y de siempre.           José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , , , .

2 respuestas a Museo Universidad de Navarra, Slow Museum

  1. Ramón Abella Monserrat dijo:

    Como asistí a la presentación del Museo de la Universidad de Navarra, creo que el presente
    artículo lo define magistralmente, como sólo puede hacerlo un experto jugador de golf.

  2. Touché. Gracias, amigo. Un abrazo.