Logo: colores y formas para una Marca

Cuenta Haley Tsukayama en The Washington Post que el fundador de Facebook eligió el azul como color corporativo porque es daltónico; porque, concretamente, no ve ni el rojo ni el verde. A Mark Zuckerberg el azul le parece, según propio testimonio un color muy enriquecedor: “blue is the richest color for me — I can see all of blue“. No creo que ninguno dudemos de que está afirmación es verdadera, al menos en su caso.

A otro líder, Emilio Botín le han pillado los compañeros gráficos dando la mano al Rey de España en bermudas y polo deportivo, ambas prendas de color rojo color corporativo que habitualmente viste en chaquetas y corbatas tanto en Consejos de su Banco de Santander como cuando acude al “pitt line” para aplaudir a su patrocinado de Formula 1, Ferrari.

La obsesión por el color de la entidad y la pasión por el logo es explicable en estos empresarios admirados y de todo fundador que vuelca en su proyecto sus preferencias, sus anhelos olvidados, pero que se mueven fructíferos en su inconsciente.

Una vez creada la forma y el color de logo, por su difusión masiva y si va acompañada de éxitos comerciales o institucionales, se comportan como señales luminosas que atraen a clientes y admiradores. La atracción es tan fuerte que algunos se identifican con ese poder hasta el extremo que llegan a proclamar que esa es la “identidad de marca”.

No admite duda que en un estante, en la tienda preferida, un producto llama la atención del cliente y sobre todo del adicto gracias a la fuerza atrayente, la vis atractiva, del logo comercial y de su “identidad gráfica”. Con todo, hay una situación dramática singular cuando un público – no, lógicamente, el de  prescriptores, influencers y fans – reconoce el logo, pero no es capaz de expresar en palabras (con sonido) qué empresa o marca representa aquella figura con aquellos colores.

Si alguien tiene dudas, que pruebe a bajarse de App Store – o de la correspondiente tienda electrónica – el juego Logos Quiz que presenta en pantalla distintos logos de empresas de los que el jugador debe adivinar y escribir el verdadero nombre. Yo estoy en el nivel 4, pero sudando tinta china de colores corporativos. Pues conozco la imagen pero no se componer siempre la palabra-solución: el nombre de la cosa.

Viví de cerca el hecho: cuando Renault llegó a firmar la alianza con Nissan, inició el desembarco comercial de la marca francesa en las islas orientales del Sol Naciente y allí desplegó sus estandartes con su logo: Rombo sobre fondo amarillo institucional. Pues bien, la marca no era conocida en Japón ni reconocible el Rombo por sus imperiales súbditos, que eran “target” comercial. Renault, no tuvo complejos y con la reactividad de este gigante de la Automoción añadió, para todo el mundo, el legendario nombre de Renault al logo del Rombo.

Las empresas notables tienen un Logo;  las empresas que admiramos, como las personas amadas, tienen un nombre siempre inolvidable.

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Los comentarios están cerrados.