El 12 del 12 a las 12

En nuestros días, la Red se está transformando cada vez más en el lugar de las preguntas y de las respuestas; más aún, a menudo el hombre contemporáneo es bombardeado por respuestas a interrogantes que nunca se ha planteado, y a necesidades que no siente. El silencio es precioso para favorecer el necesario discernimiento entre los numerosos estímulos y respuestas que recibimos, para reconocer e identificar asimismo las preguntas verdaderamente importantes”.

Estas palabras de Benedicto XVI pronunciadas a principio de año con ocasión de la Jornada Mundial de las Comunicaciones, pueden estar en el núcleo de lo que desea el Papa con la decisión de abrirse cuenta en Twitter.

Esta presencia de Romano Pontífice como gran misionero del Continente Digital, se hace bajo el nombre @pontifex (@pontifex_es en la versión española) y saldrá a las red en ocho idiomas: inglés, italiano, portugués, alemán, polaco, árabe, francés y español.

La noticia enseguida ha ocupado lugar principal en las principales cabeceras de prensa a este y al otro lado del Atlántico, que se admiran de la rápida recepción de seguidores de una cuenta que no tendrá el primer twit hasta, aproximadamente, las 12 horas del día 12 de diciembre. Por cierto,  en “CreoenInternet”, el 11 del 11 a la 11, pude ver la foto en la que un español, Gustavo Entrala, enseña por primera vea a Benedicto XVI a utilizar Twitter.

Si Albino Luciani, aquel fino autor de Illustrissimi (Ilustrísimos Señores) y luego Papa de la sonrisa, Juan Pablo I, decía que de vivir ahora San Pablo tendría un programa de televisión, nada de extraño tiene que quien ocupa la silla de Pedro acceda a los social media, para compartir pensamientos a razón de 140 caracteres por mensaje. Quizás a la vez que suba algo la media de edad de Twitter ascienda el nivel intelectual de las aportaciones. Lo que tendremos casi seguro es oportunidad de conocer sin mediación los mensajes de esperanza y las respuestas a cuestiones centrales sobre la vida, el hombre y su capacidad de transcender lo mudable.

Ese día 12 de diciembre la Iglesia católica celebra a la Virgen de Guadalupe, quien, como es sabido, tecleó el mensaje sobre su protección maternal en la tilma del indio Juan Diego, tilma convertida en tablet donde la Madre de Dios dejó escrito su tuit de amor a los hombres de todos los continentes y de todos los tiempos.

La imagen impresa de modo inexplicable e inexplicado en el tosco tejido del ayate presenta a la Virgen y en el iris de sus ojos trece personajes de tamaño microscópico, cuyo centro es una familia india: todo un hashtag hiperactual sobre la igualdad de las razas y la centralidad del matrimonio, los hijos y la vida.

Conocemos el descubrimiento por los trabajos de más de veinte años de José Aste Tonsmann, que hace diez años recogió Zenit en una entrevista efectuada a este científico experto de imagen digital de IBM.

Ahora cuando escribo, faltan siete días y @pontifex tiene 397.226 seguidores y @pontifex_es 93.644. Con estas cifras no sería extraño que, aunque la Santa Sede ya nos tiene acostumbrados a éxitos de convocatoria de jóvenes y primeros puestos en listas de libros más vendidos, dé una campanada digital y que el primer twit de la cuenta vaticana llegue a ser trending topic el 12 del 12 a las 12.

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , .

Los comentarios están cerrados.