Desde Siena al universo que Danza

En esta jornada que escribo coinciden dos celebraciones que aparentemente no tienen nada que ver. Aparentemente.

De una parte hoy es el Día Internacional de la Danza: “fue establecido en 1982 por el Comité Internacional de la Danza del Instituto Internacional del Teatro. Esta fecha conmemora el nacimiento de Jean-Georges Noverre, un excelente bailarín nacido en 1727. Cada año una personalidad conocida del mundo de la danza escribe un mensaje que será leído en todo el mundo. El objetivo de esta celebración y de ese mensaje es el de unir todas las danzas en este día, para celebrar esta forma de arte y mostrar su universalidad” según leo en la web, bien compuesta por cierto, del Instituto Nacional de la Artes Escénicas y de la Música (INAEM). De ellos es este video, “La Danza en España hoy“, de gran hermosura:

De otra parte, hoy Europa se honra con la festividad de su patrona santa Catalina de Siena. No consta que bailase mucho, aunque sus biógrafos recuerdan lo bien que danzaba su sonrisa franca cuando recorría los caminos de este viejo continente en el Trecento, mientras desplegaba su energía de joven en el intento de centrar en un único escenario  -Roma – la pasiones divididas de una Cristiandad perpleja.

130429 hildegard sinense

Lo hizo con palabras, lo hizo con cartas por las que su verbo hacía filigranas y dibujaba saltos armónicos, para llevar paz y unidad donde luchas y separaciones frenaban el paso del bien y la verdad. Catalina ejecutaba refinados gestos dulces, pero también afirmaba fuertes pasos: como una experta directora de escena, a quien el gran teatro del mundo no le achicaba, decía a sus seguidores: “«Non lasciar passare i movimenti (della natura disordinata) che non siano corretti» (S.Catharinae Senensis «Dialogus», c. 73, p. 161). Algo así como: no os conforméis con los desórdenes de este mundo.

El baile del mundo en el día Internacional de la Danza no puede detenerse. Deben seguir sus giros: todos los esfuerzos que se hagan para darles contenidos armónicos a la altura de esa Naturaleza – empezando por el Hombre –  no parecen inútiles.

escena de Giselle

escena de Giselle

Una Cultura Visual de dimensión humana perdería volumen, acabaría plana, sin la Danza. Hay ideas que nada son sin palabras que las corporeicen. Hay palabras que son nada sin la música que las ensalce. Hay músicas que son nada sin el sentimiento que las encienda. Pero ideas, palabras, música y emoción mueren en el instante en que no se conviertan en Danza, en movimiento de donación para darles transición, ”movimenti”, que inspiren acciones hacia la plenitud.

Es mucho pedir. De acuerdo, pero el designio de la Humanidad, de cada uno tiene esas metas altas. No estamos convocados a este espectáculo cósmico para dar sólo un par de pequeños saltitos ridículos. Acaso sí para culiminar con perfección constantes pequeños pasos enamorados que, sumados a otros, puedan componer una obra que deje rastro: aunque como escribiera la sienesa: “L’amore più forte e più pura non è passando da l’impressione, ma che è disceso dal ammirazione”. 

Siena, Piazza di Palio

Siena, Piazza di Palio

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

 

Etiquetas: , , , , .

Los comentarios están cerrados.