Internet irrumpe en los Emmy

Si mis cálculos no fallan, por estos días la cadena española de pago emitirá el 13º  y último episodio de la primera temporada de la serie “House of Cards”.

Estrenada el 21 de febrero, se trata de la serie distribuida desde el primer día de ese mes por Netflix en Internet mediante pago, modalidad que no cuajó aquí: parece que no encontró aquí masa crítica de espectadores dispuestos a abonar cantidades de varias decenas de euros.

130724 House of cards 1

“House of Cards” ha recibido 9 nominaciones a los premios Emmy que anualmente reconocen las mejores realizaciones televisivas, sus protagonistas, escritores, directores y demás profesionales televisivos. En relación con esta irrupción de una serie escrita para internet en los prestigiosos Emmy, el historiador de televisión y antiguo directivo de cadena de televisión Tom Brooks ha dicho “Sin duda, marca una nueva era y envía ondas de choque a toda la industria” lo que afectará a todo el sector.

La palabra “sector” tendría que circunscribirse teóricamente a Televisión. Pero ya no es así: desde hace seis años pueden competir a los Emmy productos distribuidos por Internet. Las fronteras comunicativas se diluyen y, como sabemos, televisión, videojuegos, internet y otros media comparten espacios y atención de públicos.

Premios Emmy

Premios Emmy

En el caso de “House of Cards”, remake de la serie homónima inglesa, emitida por la BBC en 1990, es una apuesta segura de Netflix sobre la eficiencia de la red de redes y sobre un público medio, culto, tecnificado y urbanita del tipo que desea llenarse los ojos, la mente y los sentidos con un producto muy elaborado y de política ficción, escenas de desesperación y corrupta ambición del poder, de todo el poder.

Para el éxito en las redes la programación y diseño de la serie no dejó márgenes al error: el trasvasar el argumento del Reino Unido posthatcheriano al ambiente político de Washington; la firma de David Fincher (Seven, The Game, The social network) como director de algunos episodios; el protagonismo imponente de Kevin Spacey (American Beauty, The Usual Suspects); la estelar presencia de Robin Wright (Forrest Gump, The Crossing Guard); el lenguaje descarnado, la imagen teñida en azules de la Corte americana infiltrada de intrigas y, hasta la música (paisaje desgarrado de violines, trompas y tres compases de piano) de Jim Parker, todas estas cosas, más el no dejar nada al azar consiguieron vender el producto.

House of cards

House of cards

Un producto que no se sirve envuelto en plasma o tubo de cátodos tradicional, sino destinado a multisoporte para que un joven neoyorquino pueda verlo en su Smartphone en el trayecto en metro desde Wakefield a Times Square, o que otra bostoniana lo devore en el video del gimnasio mientras anda en la cinta sinfín, o que aquellos estudiantes seguirían en sus portátiles sentados en el campus de Stanford comiéndose unas patatas fritas y bebiendo coca cola.

Una serie que no está hecha para la tertulia familiar sino más bien para bajarla al ordenador y hacer de ella el consumo que apetece, en la cantidad apetecida,  repitiendo las veces que se quiera el fingido suicidio de Pete Russo (Corey Stoll) y la cara de sorpresa Francis Underwood (Spacey) cuando se le informa del óbito. Una serie para tomar a temperatura natural.

Viendo TV en el Metro

Viendo TV en el Metro

Ese es el hoy y el mañana de la multipantallas y los artistas y los apasionados de las series televisivas van a tener recorrido para rato. Así lo evidencia que otra serie Netflix, “Arrested Development“, logra también tres nominaciones, entre ellas una para la estrella Jason Bateman.

Las ventajas muy subrayadas en tantos estudios son claras: ver obras bien trabajadas sin estar sujeto a horario y sillón permite organizase el tiempo. Y para los creadores tienen ahora en este modelo nuevas posibilidades de sorprender y emocionar, como lo ha logrado la serie comentada. En Facebook tiene 231.778 amigos y con las 9 nominaciones muchas papeletas para recoger alguna estatuilla de la musa de las artes alzando el electrón de la ciencia con la que distinguen los Emmy.

Estatuillas de los Emmy

Estatuillas de los Emmy

 

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , , , .

Una respuesta a Internet irrumpe en los Emmy

  1. Pingback: El precio de la televisión | José Ángel Domínguez Calatayud