Un 90% de posibilidades de mejorar los medios audiovisuales

130714 L'homme n'utilise

Recoge Le Monde un post del blog de François Jost, analista de medios acerca de la publicidad iniciada por la cadena France 5 que se apoya en el eslogan “L’Homme n’utilise que 10% des capacités de sa tele”. En el texto, titulado “Non, la télévision n’est pas le diable”, recuerda el profesor de la Sorbonne Nouvelle, y director de la revista Télévision, que la cadena francesa toma la frase de la serie Héroes (“man uses only a tenth of his brain power”, dice Mohinder Suresh en el capítulo Génesis) para trasladar así un cierta responsabilidad desde los creadores y los programas al propio espectador. Pero ¿tendremos súper poderes o el poder es el medio?

En esas líneas se subraya la dimensión instrumental de la televisión: en tanto que útil, viene a decir Jost, no es en sí mismo malo, ni, menos aún, peor que otros medios como la prensa, la radio y el cine.

130714 Héroes

Los “media” son un servicio al público, que según quien ostente la titularidad puede ser público, stricto sensu, o privado. Pero, ciertamente, hay un “otro lado” de las pantallas donde tienen sede (asiento) los públicos.

En este sentido, todas las personas con responsabilidades en las televisiones (gobiernos a todos los niveles; directores, guionistas, redactores y realizadores y otros profesionales; consejos audiovisuales y asociaciones de usuarios) tienen un difícil, pero apasionante, deber de custodia de los bienes sobre los que operan: la belleza, la sabiduría, la cultura y la creatividad son realidades para hacer este planeta un lugar a la medida de la infinitud de dignidad de sus destinatarios. Tal oportunidad convive con el riesgo evidente de lo que se ha denominado “vincibility” (del latín vincere), como condición de vulnerabilidad, o idoneidad para que algo o alguien sea devastado.

Vincibilty, susceptible de devastación

Vincibilty, susceptible de devastación

Si se quiere evitar ese mal, la clave es creerse que Servicio Público conforma un término donde el acento va en la primera palabra. Me temo que servir no es un verbo que guste. Ser servido sí se muestra como proposición apetecible. Y sin embargo, al pensar que hay un 90 % de posibilidades para el empleo eficiente de la comunicación televisiva, parece hora de no sólo parecer verosímiles servidores públicos, sino veraces siervos de vínculos seriamente humanos con los destinatarios de una tal actividad.

Los telespectadores y,  en general los usuarios de medios, también podemos ayudar al dibujo de esta parte de paisaje de la Cultura Visual. Esto es lo que sacaríamos como consecuencia práctica y factible de lo que el profesor señala. Podemos nosotros, las autoridades educativas y el resto de actores de la sociedad hacer de los medios un tiempo para reintegrar a las personas y no para contribuir a la disgregación de lo humano.

Y habrá disolución inhumana cuando cuesten más de lo que hay que pagar por ellos, y peor aún si se hace desde la frívola seguridad de que por ser públicas las televisiones no las paga nadie. Esto no es cierto. Las cadenas  públicas de radio y televisión, los sitios públicos de internet y otros medios de comunicación de titularidad pública siempre cuestan y en dos niveles: impuestos y publicidad que se detrae de otros destinos, en el corto plazo. Y en el largo plazo, el mantenimiento y mejora de sus estructuras y la fundamentación de una sociedad capaz de su propio destino. Durarán si la sociedad percibe que merece sostenerlas porque son útiles y no rémora.

Plateau France 5

Plateau France 5

El modo de hacer rendir ese 90% inerte de medios audiovisuales está en mostrar por medio de la educación cuál es la verdad que hay en estos medios; qué parte de ellos prepara mejor a los ciudadanos para ser ejemplares; qué calidad tiene lo que se emite más allá de la cuota de pantalla y sobre todo si lo que se emite puede calificarse de “interés público”. Porque interés no es lo mismo que curiosidad; morbo no es lo mismo que cultura y provocación no es lo mismo que entretenimiento.

Mucha de nuestros acomodos en los medios padecen, no siempre de modo inocente, estas confusiones, y, en tal nido de confort, ni nosotros individualmente, ni la sociedad en su conjunto desplegaremos lo valioso que puja por emerger desde el mejor interior de las mujeres y los hombres.

Mohinder Suresh

Mohinder Suresh

Si no hay un nuevo impulso en esta Civilización de las Pantallas, puede llegar el momento de no retorno. Como dice la voz de Mohinder en el capítulo  “Homecoming” de la serie Héroes: “somos, en todo caso, criaturas de costumbres. Atraídos por la seguridad y la comodidad de lo conocido. Pero, ¿qué sucede cuando lo familiar se vuelve inseguro?, ¿cuándo el miedo que desesperadamente hemos estado tratando de evitar nos encuentra donde moramos?

La esperanza es hija que crece con el deber cumplido y la intención recta.

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

Los comentarios están cerrados.