Cinco Claves para no seguir listas de Cinco Claves

En realidad lo que escribo a continuación vale para listas cerradas de “claves”, “cualidades”, “fórmulas” o infalibles máximas hacia cualquier éxito y sean éstas 5, 10 o 20.

Desde que hace cosa de 3300 años Moisés bajara del Sinaí con los Diez Mandamientos  la Humanidad, poco original en este aspecto, se ha inflado de elaborar listas ordenadas y numeradas de lo que debería hacerse.

Tablas de la ley - Diez Mandamientos

Tablas de la ley – Diez Mandamientos

Hay que reconocer que el formato del Decálogo fue muy efectivo en términos de Comunicación. Reúne las principales notas que construyen la buena participación en contenidos por parte de las masas. Se trata de un tipo de texto que aparece creíble: viene de autoridad universalmente reconocida. Segundo, los mensajes están bien escritos: frases cortas (“no matarás”); contenido claro y conciso (“honrarás a tu padre y a tu madre”) y observan una atrayente manera de proponer los fines (primero los mandamientos referidos a Dios y luego los referidos al prójimo).

Desde aquel gran conjunto prescriptivo conocido como las Tablas de la Ley hemos experimentado, sobre todo en Occidente una fiebre, una epidemia, una pandemia de sabios consejos ordenados en tablas, listas y elencos.

5 claves en google

5 claves en Google

¿Qué exagero? Escriba usted en la barra de Google estas dos palabras; “cinco consejos” y en menos de 0,30 segundos le aparecen 34.500.000 voces. Si escribe “diez claves”: 12.400.00 ítems y si sólo quiere “tres cualidades”, le aparecen 11.900.000 posibilidades. Vamos, que si Moisés sube al Sinaí antes de salir de Egipto, va al registro del Faraón, inscribe la fórmula y se hace con el copy right, con los denarios ganados hubiera podido cruzar el Mar Rojo en su jet privado y comprar media Palestina.

La comunicación tiene esa energía: nos hace asequible lo enrevesado e ignoto. Una conocida agencia de publicidad española tiene (Ciento Uno 101) tiene escrito en la pared con grandes letras “SIMPLIFICA, SIMPLIFICA, SIMPLIFICA”.

cinco llaves

cinco llaves

Ahí se halla el origen de la fiebre de pentálogos y decálogos. Yo no soy menos y éstas son mis cinco claves para no hacer caso de las listas de cinco claves (y similares).

1.- No hay ninguna seguridad de que en la lista estén todas las que son

2.- No hay ninguna seguridad de que las de la lista sean todas las que hay

3.- Es de todo punto imposible e impredecible lograr acertar con la verdadera: antes de la lista que usted lee hubo otras con el mismo fin y después vendrán otras que anularán la que usted siguió

4.- Entre las claves propuestas siempre hay una incompatible con su religión, su dieta preferida, su merecido descanso, los colores de su equipo o la autorizada opinión de su cónyuge

5.- Si mira en su interior, si lee, si estudia, si escucha a gente sabia y luego medita acerca del tema, la lista que usted escriba y siga con fidelidad será la más efectiva para su caso.

P.S. Lo anterior no es aplicable al Decálogo: ese va a misa

Simplicidad, silencio, meditación

Simplicidad, silencio, meditación

Idea fuente: la simplificación en palabras e imágenes comunica: hace común

Música que escucho: “Words”, Bee Gees (1967)

 

José Ángel Domínguez Calatayud

 

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Los comentarios están cerrados.