Down is Up

A la hora de escribir este post, la verdad es que no sé la razón real por la que el domingo 23 de marzo se celebra el Día de la Vida. Prefiero no buscar ahora la causa:  lo haré luego. Porque en este momento me parece ideal pensar que quienes lo hicieron fueron especialmente bañados por los rayos de la primavera.

La primavera es un anuncio luminoso, esplendoroso de la vida que se abre paso. Contemplábamos ella y yo la rama seca del árbol en el paseo y me llamó alborozada.

.- Mira – me dijo con su bendita cara, toda dientes blancos en sus sonrisa feliz.

.- ¿Que mire qué? -respondí

.- Aquí. ¡Mira que maravilla! – se alegraba su voz ante la yema recién abierta de una hoja tierna, verde, humilde, torcida y vital.

Luego unos centímetros más arriba otra. Y algunas más. Y otra más allá hacia poniente, también tierna y también humilde y con su liso gesto verde sonriendo al sol frío de la mañana.

No sé porqué un domingo ni porqué el primero de la primavera. Lo que sí sé es que me conmovió ver la vida y recordar el poema de Machado “A un olmo seco”, pensando en las mujeres y hombre de mi patria:

Al olmo viejo, hendido por el rayo 
y en su mitad podrido, 
con las lluvias de abril y el sol de mayo 
algunas hojas verdes le han salido“. 

Por la tarde, me ha estremecido en casa, con gratitud por la vida henchida de esperanzas, el video que vía Facebook difunde una amiga y joven madre.

 

La vida no es nunca un juguete roto. Y, desde luego, nunca hay un derecho a romperla ni en su madre, ni en su rama, ni en su gesto torcido de ojos claros y redondos. Redondos y eternos.

Idea fuente:  la vida se abre paso, no la ceguemos.

Música que escucho: “A un olmo seco” Joan Manuel Serrat (1969).

140321 20semanas

 

 

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , .

Los comentarios están cerrados.