Hoy el día es tragedia griega

How many times I’ve seen
Tears coming from your blues eyes
(Rain and Tears, Aphrodite’s Child)

Y los pobres de los Llanos” me añade por wathsapp una amiga al relatarle yo asuntos de actualidad que le tienen sujeta a su duro banco de periodista. Sí, “y los pobres de los Llanos” fallecidos hoy en el accidente de aviación de un F16 que pierde el control en la maniobra de despegue y se precipita causando muertos – 10 cuando escribo esta entrada – y muchos heridos.

150126 F16 Los Llanos

Hoy el día es tragedia griega.

Si Esquilo o el reformista Sófocles o el mismo Eurípides tuvieran ánimo en esta noche, se habrían provisto de velas  y pluma para preguntarse en conciliábulo “¿qué dios ha sido irritado por los tediosos hombres?”, “¿qué insolente hijo de hombre ha sido parido en esta tierra para arrojar incertidumbre a los días de la polis”?

No sé si la política helena ha provocado esta sucesión de malestar. Probablemente no. Pero probablemente la ira del Olimpo no sabe de probabilidades. Y hoy la alegría popular en Ática se ha tornado fuego, queroseno a mil grados y espanto en las lejana península del suroeste. ¿Arde el aire? Muerte, terror y desconcierto lejos de Atenas y en mares y continentes desconocidos que no saben cuál será el destino propio y ajeno.

Llora Afrodita

Llora Afrodita

Hoy el día es una tragedia griega.

Al final, quizás asaltar el cielo no sea una buena plantilla para un poema épico o para una carrera humana. No, no será lírico ni épico. Ni drama. Sólo tragedia vista con indiferencia por Zeus, Hades o Poseidón. Atenea ha desenvainado la espada. ¿Y Hermes? Hermes, ha dejado a un lado su casco alado y con su bastón dibuja signos telúricos en el polvo de mármol. Afrodita llora tras su velo: se pregunta por qué no le dejaron intervenir cerca de su hijo, y de los otros hijos de los humanos. Nunca alcanzarán el cielo. Así nadie alcanza lo duradero. Solo el inframundo. Cronos parece saber algo; pero ¿quién sabe lo que sabe?

150126 Demis Roussos

Hoy el día es una tragedia griega.

Yo me entero por Apolo que me lo ha cantado arrancando armonía a su cítara. – “Rain and tears /are the same/ but in the sun / you’ve got to play the game” -. Tendría que haberlo adivinado sólo por su mirada triste que era todo un titular: a los 68 años ha fallecido Demis Roussos.

Y de pronto, como me sucederá justo antes de mi propia muerte, se han sucedido en un instante flashes, imágenes de un pasado siempre más joven: el bar de la calle Colón de Larreátegui; unas botas de esquiar con sueño de madrugada; el frío; ver la lluvia desde el balcón de la Plaza de Moyúa; un cine; la rotonda; un portal de Máximo Aguirre; otras canciones de Demis Roussos y el pop de los 60’. Bilbao. Una playa de Santander y cangrejos en un pueblo de Burgos. Y unas lágrimas que esquiaban por unas mejillas silenciosas.

Plaza de Moyúa (Bilbao)

Plaza de Moyúa (Bilbao)

Hoy el día es una tragedia griega.

Y la voz aguda del cantante griego sigue sonando “Rain and tears, in the sun / but in your heart / you feel the rainbow waves”. Y siguen los flashes vitales: el número 17; dos iniciales CD; un cuento inspirado por una galerna cantábrica; un piedra de río y un perfume… y un adiós. Un adiós que nunca terminó de perfeccionarse.

Hoy el día es una tragedia griega.

Descansen en paz los muertos de hoy en todo el mundo, en Grecia, en Los Llanos. Descanse en paz el cantante griego que nos hizo amar con “Rain and Tears”, una canción que cantaba con Aphrodite’s Child, extracto del canon de Pachelbel, del que conserva la perfecta cadencia de la esperanza del cielo y un suspiro de sola nostalgia.

Llueve en Bilbao – la lluvia y las lágrimas son lo mismo – y hoy la noche es una tragedia griega.

Idea fuente: la canción que acompaña por décadas

Música que escucho: Rain and Tears, Aphrodite’s Child (1968) José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: .

4 respuestas a Hoy el día es tragedia griega

  1. Ramón dijo:

    Me ha parecido muy oportuno y muy evocador para todos, pero en especial para los que hemos vivido esa época.

  2. Isabel María dijo:

    Cuánta verdad hay en este artículo tan bello, en medio de la tragedia. Gracias, José Ángel, veo que tienes mucho de poeta. También comparto contigo esa “pasión por la palabra “, encuadrada en la “comunicación total ” en la que se apoyaba mi padre, en su “Método para enseñar la palabra al niño sordo”.

    • José Ángel dijo:

      Gracias, Isabel María: bien sé de tu aprecio a la palabra y a la música que le acompaña.
      Que te vaya bonito,