A propósito de Little Boy

Ayer se estrenaba en España la película Little Boy, dirigida por Alejandro Monteverde. Probablemente hay muchos motivos para ver otras cintas en las salas contiguas, pero hay una más grande para elegir Little Boy: tú mismo, tú misma.

Little Boy

Little Boy

A la hora de escribir esto la ciudad empieza a oscurecer. Por las calles circulan figuras siniestras de esqueletos de amplia sonrisa, de brujas encantadas de ser horripilantes y diablos que ni siquiera amanecen sobre su maldad, porque la muerte como objeto de culto eclipsa la belleza y odia la luz.

Y sin embargo tú importas, como luz, como ánimo y fuerza para ser quien serás. Y aunque no siempre seamos capaces de verlo, hay imágenes, poemas y películas que nos han dejado una huella de generación de vida. Tú importas, importas demasiado como para no hacerte caso. Importas por ti. Importas por tu designio.

Moviendo montañas

Moviendo montañas

No es relevante tu altura física. Como indica un personaje esencial en la película, “nunca te midas de la cabeza hacia el suelo, hazlo desde aquí hasta el cielo y nadie será más alto que tú”.

“Pepper Busbee es un niño de 8 años que vive junto a su familia en una pequeña ciudad en Estados Unidos. Todo el mundo le conoce como “Little Boy” debido a su baja estatura. Rechazado y molestado por el resto de niños el único amigo de Little Boy es su padre James, con el que cada día parece una aventura.

El mundo de Little Boy se derrumba cuando James es reclutado como soldado para ir a la Segunda Guerra Mundial. Inspirado por su héroe de cómic, Little Boy cree que puede lograr lo imposible: traer a su padre de vuelta a casa. Para tener éxito en su misión, debe hacerse amigo de la persona a quien más teme, un anciano japonés al que nadie en la ciudad habla y que representa la cara del enemigo.

Little Boy es una película familiar épica que te lleva en un viaje de valentía, humor y amor, a través de la más improbable de las amistades y la esperanza de un niño”.

La gente al salir de la sala decía cosas como “Peliculón para la familia. Anoche fui con los míos a ver LITTLE BOY. Nos encantó y la recomiendo. Aplausos al final. Ojala algunos cineastas aprendieran algunas cosas!”.

O lo que otro escribía en Twitter: “Sometimes believing in yourself is all it takes. #LittleBoyMovie” (A veces creer en uno mismo es todo lo que se necesita).

A veces. Muchas veces y, quizás ahora más que nunca tú, y desde luego yo mismo con otros tantos, necesitamos poner esperanza en nuestros días. Quiero decir más esperanza, grande como la de Pepper para alcanzar nuestro mejor designio.

Te dejo con el tráiler.

Idea fuente: el cine como fuente de energía para seguir la propia estrella

Música que escucho: When you find love, Peter Barbee & Mark Pontius (2015), Banda Original de Little Boy, escrita por Stephan Altman y Mark Foster

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

Los comentarios están cerrados.