La Comunicación del Prestigio cuando no hay prestigio

Ferris wheel turning slow
Waving at Mother below
Yes, I ‘ll try my best, Mum, not to let go
(Ferris Wheel, Will Cookson)

 

La ausencia de prestigio no siempre es un defecto y, desde luego, nunca es un desdoro en el caso de quienes comienzan su andadura.

Las grandes empresas, las que ya han recorrido un parte notable del camino, han dado ya muestras de los que son, de lo que han hecho bien o muy bien, de lo que omitieron… de sus errores. A cada paso han dejado una huella. A veces muchas huellas. Hoy, por la enorme difusión por Internet de cada acontecimiento, miles, millones de huellas, rastros de admiración o desprecio en sus públicos.

La huella que más sangra es la de la indiferencia.

Huellas entre guijarros

Huellas entre guijarros

Hay marcas que sólo con nombrarlas activan las hormonas del encanto en sus públicos: Nespresso, Loewe, Apple, Morante, Beatles, Telva, Renault (vuelve a la F1), Canadá, Zara.

Hay sectores y segmentos completos que asombran por su dinamismo, por su fiabilidad, por su trato considerado a los públicos concernidos; algunos también por los atributos que se les asignan: el Turismo en Mallorca o Fidji; la Fórmula 1; la salud de España, el diseño italiano; la industria metalmecánica vasca, el aceite de Andalucía; los vinos de Rioja, Rueda o Jerez…

Vino de Jerez

Vino de Jerez

No es raro que esos protagonistas reciban el reconocimiento de la sociedad; también la exigencia social para que no bajen el listón; que un centrocampista del Arenas de Guecho falle un gol a puerta vacía no merece el mismo reproche popular que un fallo semejante en Cristiano Ronaldo.

Pero la vida es otra cuando eres pequeño o mediano. Los primeros pasos en el mercado o en el escenario abierto de la biografía personal están repletos de noches sin dormir, de frías miradas por encima del hombro, de teléfonos que no nos descuelgan, de horas de sala de espera, de tardes bloqueadas y mañana de sudor y silencio.

Precisamente por ello el prestigio necesita procesos de crecimiento y la construcción de una escalera al cielo del hall de la fama. Para llegar al último escalón – que por cierto no existe, porque nunca es el último – hay que subir los anteriores. Empezando por el primero. Siguiendo por el segundo.

1.- Integridad: ser lo que eres, vivir lo mejor de tu mejor sueño donde no hay traición pequeña. Toda traición a tu esencia es corrupción o semilla de corrupción.

2.- Optimismo. Quien ahora tiene prestigio fue en un momento desconocido. Acaso también ridiculizado hasta que el aplauso se impuso. El optimismo se alimenta de fe y entusiasmo. Y de datos positivos: agárrate a los que tu trabajo te regala.

3.- Confianza. La primera inspiración a insuflar en quien mira tu empresa es que te crea y crea en lo que pretendes.

4.- Humildad. Para comenzar cada mañana como si no hubiera otro día, como si no hubieras tenido el éxito que ya tienes. Modestia para querer ser tan joven que desees aprender hoy. Sí; también hoy.

5.- Plan de Comunicación del Prestigio. Es un proceso a cumplir para que tu nombre, el de tu empresa sea pronunciado con justa admiración dentro de 5 años. De 10. De…

Realmente, pequeño o mediano, lo que importa es lo grande que quieres ser en tu interior. La rueda de la fortuna, la noria de la feria – the ferris wheel – tiene pocas cartas en esta partida. Es tu querer lo que hace el prestigio, lo que te hará estar más arriba .

Altruismo de tu marca

Altruismo de tu marca

“¿Tu marca hace alguna cosa para que el mundo sea cada día un poco mejor?”; esta pregunta recogida en el libro “Marcas que sueñan” (Xavier Oliver Conti y Elisenda Serra Masip; Libros de Cabecera, 2013) resume una incitación para que no nos conformemos y caminemos la senda de toda marca admirable. Admiración es el tributo que se debe a lo excelente. Y eso se ordena con comunicación. Comunicar es compartir.

Idea fuente: también las empresas pequeñas y los profesionales pueden – deben – construir una Comunicación para el Prestigio

Música que escucho: Ferris Wheel, Will Cookson (2007)

José Ángel Domínguez Calatayud

 

 

Etiquetas: , , , , , , .

Los comentarios están cerrados.