Prestigio y Marcas con Valores

The first time, ever I saw your face
I thought the sun rose in your eyes
And the moon and the stars
Were the gifts you gave
To the dark, and the endless sky
(The First time ever I saw your face. Roberta Flack)

 

Asistía el otro día a la Presentación del II Estudio de Marcas con Valores, promovido por Marta González-Moro, fundadora del Movimiento con Valores y CEO de la agencia 21 gramos.

En II Estudio Marcas con valores

Me correspondió moderar una mesa redonda de muchos quilates para diseccionar el Estudio. Me acompañaban cuatro expertos – dos mujeres y dos hombres – que hicieron fácil mi labor.

Si algo sugiere el nombre 21 gramos es “el peso del alma” (ver la película 21 gramos).

El peso del alma

Lo que me parece indudable es que el peso del Estudio era de una tonelada. Una tonelada de alma; una tonelada de un nuevo Humanismo. Una tonelada de Comunicación, información, estima por las personas-clientes-ciudadanos. Una tonelada o más de aprecio, de afán decidido para que una marca sea consistente en cada uno, sea una persona o una creación humana.

Mi única mínima discrepancia era nominal. Mientras ellas y ellos hablaban de Reputación, yo hablaba de Prestigio. Una compañera de mesa tan joven como profundamente formada – Clara Fontán (Corporate Excellence) – ya me había hecho ver con gran simpatía en la cena del día anterior que en el consenso de los que estudian, investigan e impulsan los valores en las empresas ya se ha sacralizado el término Reputación para referirse al grado de estima que el mercado tiene sobre una Marca. Sintéticamente es una valoración sobre cómo una entidad hace frente a su responsabilidad social.

Vale, “así es si así os parece” que decía Luigi Pirandello.

Una humanidad en nuestra manos

Es lo que parece. Y el parecer, la opinión ajena, es lo que define si a una empresa, a un producto o a una persona debe asignársele una buena Reputación.

Sin embargo, según lo veo, mientras que la reputación la recibe pasivamente la Marca, el Prestigio es crédito que ha de concederse por los méritos ganados. Reputación es a fama otorgada como Prestigio es admiración conquistada. Aquella es parecer; éste es ser. Aquella es lo verosímil, éste pregona veracidad.

Y ahí estaba la grandeza, pues el “ser íntegro” – cómo quedó reflejado en las intervenciones – es fundamento de la Identidad. Lo contrario a íntegro es corrupto (literalmente des-integrado, que ha perdido su valor de ser verdadero).

No basta con tener reputación de no contaminar (no discriminar, no deshonrar, no robar). Una Marca con Valores no es lo que parece, sino que da respuesta humanamente valiosa por méritos propios a la protección del medioambiente, a la unión de los desiguales, a la honra del que lo merece o al respeto de los bienes ajenos. Realidad que enrostra la apariencia.

Cuando en algunas agencias – no en 21 gramos – se trabaja sólo en marketing reputacional se está maquillando, haciendo cirugía estética o poniendo en el foco acciones sólo para la Imagen, lo material, lo que van a ver los demás. Lo correcto, lo fructífero en el largo plazo es trabajar sobre el Prestigio y decirle a la empresa (a la persona): sé quién eres para ser quien serás. Porque serás lo que de verdad eres.

El hombre – recordábamos en el encuentro – es un espíritu incrustado provisionalmente en el tiempo.

Sólo el prestigio puede prolongar ese “provisionalmente” hasta la orillas del infinito.

Idea fuente: el prestigio se conquista.

Música que escuchó: The First Time Ever I Saw Your Face, Roberta Flack (1969)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , , .

2 respuestas a Prestigio y Marcas con Valores

  1. Ramón Abella Monserrat dijo:

    Me parece muy interesante la distinción que haces entre Reputación y Prestigio, no sé por
    que razón me recordó el concepto de Autoritas de D. Alvaro Dors.

    Un abrazo.

  2. José Ángel dijo:

    Así es Ramón; muchas gracias. Él, D. Álvaro, sí que era una autoridad.