Ya te has encontrado

No es que sea un fan de los grafitis, pero si soy un fan del mundo en el que vivo. Hay una razón poderosa para ello: no tengo otro. Amo el mundo que se me ha dado tal como es. Cosas buenas, cosas malas, ¡qué mas da! Somos cada uno quien debe hacer más habitable el aire que respira.

Fotografié la frase que alguien escribió con su spray en una pared. Supongo que el dueño de la óptica junto a cuyo escaparte se halla la inscripción se habrá acordado del árbol genealógico del autor.

Quién sabe, a lo mejor, como a mí, le hecho pensar.

El texto es sugerente:

No busques más. Ya te has encontrado”. Pero, ¿cómo sabe cada una, cada uno que ha dado consigo mismo?

Un texto sugerente

La biografía personal es un siempre hermoso puzle hecho de hazañas que sólo uno conoce; de miserias que llorar; de retazos de sueños que se alcanzaron; de otros ¡ay! – y otra vez ¡ay! – que se quemaron por indolencia o estupidez. “La vida” nos decimos resignados, pero sabemos que tuvimos en nuestras manos la posibilidad de cambiar el curso de los acontecimientos.

Luego viene la nostalgia, la añoranza, el buscar entre el bullicio de otra ciudad, entre la gente del andén del tren, entre los rostros que se nos cruzan unos ojos que sería milagro encontrar. Un milagro o un mayor dolor.

Sin embargo, dentro de una misma, de uno mismo está – y ¡vaya con cuanta intensidad esta tarde lluviosa de abril! – la propia vida. No me digas que tienes que caminar mucho para encontrarla, para encontrarte: “No busques más. Ya te has encontrado!”

Iba a decirte una cosa, pero me gustaría que no me interpretases mal: No tienes nada que buscar fuera: ya te has encontrado, ya me has encontrado. Es mi vida. Es tu vida. Fue. Y ya está.

Vidas que dieron de sí lo que podían. El lago está donde siempre estuvo. Los gemelos no nacieron, pero sí la vida tuya y mía tal y como tuvo que ser. No busques más. Ya te has encontrado. No quiero que me encuentres a mí. Deseo que te encuentres a ti. El nudo sano de tu mejor tú, el de ahora mismo sin mí, vale un universo.

ya te has encontrado FotoPhoto by Steinar Engeland on Unsplash

Ese universo interior no tiene fronteras, pero sí una casa a orillas del lago, una montón de risas, de canciones que nada dicen a nadie salvo a ti. Y a mí cuando la dormida memoria me proyecta luces de nieve, de fiestas de Navidad, de torpes enfados, de reconciliaciones estremecedoras, de sencillos regalos, pero llenos del orgullo de haber sido imaginados y entregados con el corazón.

Pienso en el que garabateó en el centro de la ciudad “no busques más. Ya te has encontrado” y me uno a él en el deseo de que nosotros sepamos que nada hay que buscar fuera.

Si acaso toca hacer bien el bien que queda por hacer. Supiste hacerlo – soy algo más que un mero testigo – y lo harás porque no tienes nada nuevo que buscar. El encuentro debido ya tuvo lugar.

Idea fuente: No busques más. Ya te has encontrado

Música que escucho: Yesterday Once More. Carpenters (1973)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *