Comunicación sincrónica

Cuando termino de escribir ya sé si le va a gustar o no. He visto aquellos ojos durante años muy vivos de nuestras vidas. Cuando no podemos vernos, cuando la distancia llegó a pesar más que la gravedad, ese rostro permanece en la memoria con todo su potencial de descodificación. Hay tal sincronía entre las personas que se quieren que la distancia queda rota. Se piensa y se ve juntos: “a qué le llaman distancia… los caminos son caminos en la tierra y nada más”. Sincronía es la comunicación que quiere hacernos personas más cercanas. Sobra el papel. Y los bits.

Photo by Abdullah Öğük on Unsplash

Cal Newport, profesor de informática en la Universidad de Georgtown, ha debido percibir la necesidad de ver la expresión de su interlocutor. Compartir un mensaje en tiempo real y cara a cara es el cumbre de la comunicación sincrónica. También es paradigma de la eficiencia, según que casos.

En un iluminador artículo ( Was e-mail a mistake? The Newyorker. 06/08/2019) recorre la evolución de los sistemas utilizados en las empresas para pasar mensajes. Desde la entrevista personal, pasando por las reuniones de colaboradores o las llamadas por teléfono hasta la aparición del fax y de éste al correo el electrónico. También a analiza las fallas de lo que en informática se denomina computación distribuida. Durante años se trabajaba en una misma oficina para tenerse cerca, para estar físicamente pegados los que trabajan en una misma línea. Pero cuando en un lugar de trabajo como el Edificio Larkin trabajan 1.800 personas esto era ineficiente.

“A medida que se acumulaban mensajes en los escritorios de la oficina – cuenta Newport-, lo que parecía faltar era un sistema de mensajería práctica asincrónica: una forma de yo enviarle un mensaje cuando fuera conveniente para mí, y de que usted lo leyera cuando fuera conveniente para usted, todo a velocidades menos lentas que la del correo dentro de la oficina. Si se pudiera construir dicho sistema, pensaron los gerentes, entonces sería posible una colaboración eficiente en tiempo no real: no más patinazos de llamadas perdidas, no más esperar el carro de correo. En la era emergente de las grandes oficinas, la asincronía práctica parecía una bala de plata de productividad. Esta creencia motivó la inversión en proyectos como la red de tubos neumáticos de la CIA”.

Photo by Ilya Pavlov on Unsplash

Los posteriores avances en la computación hallaron nuevos sistemas e informáticos y gerentes se entusiasmaron con el sistema mail que invadió el mundo de los negocios.

“El Grupo Radicati, una firma de investigación tecnológica, ahora estima que más de 128.000 millones de correos electrónicos comerciales se enviarán y recibirán diariamente en 2019, y el usuario comercial promedio se ocupará de ciento veintiséis mensajes al día. El dominio de la comunicación asincrónica sobre la colaboración sincrónica ha sido tan completo que algunos desarrolladores de herramientas de colaboración digital se burlan del hecho de que alguna vez confiamos en algo tan primitivo como las reuniones en persona”, recuerda Cal Newport.

Hoy, en centros tecnológicos avanzados ante las dificultades para consensos en proyectos y temas de un solo objetivo común se hacen reuniones de equipo – comunicación sincrónica – de corta duración, incluso de pie:  Durante un cuarto de hora se habla, se ve, e escuchan y se comparte la búsqueda de acuerdos rápidos, eficientes y eficaces sin necesidad de enviar o leer el imposible de 126 mails diarios.

Cada cosa tiene su mejor utilidad: muchas veces hemos comprobado que se cumple lo de que lo mejor es enemigo de lo bueno.

IBM-Q Quantum Computer

En una entrevista concedida a Manuel Sánchez (XL Semanal, 11/08/2019), Darío Díaz, director mundial de IBM Research y creador del ordenador cuántico, vuelve al tema desde otro ángulo: “va a haber un renacimiento del mundo analógico. La evidencia más clara de sistemas inteligentes somos nosotros y los animales. Y nosotros somos analógicos. No tenemos chips en la cabeza. tenemos intuición y sentido común. Es muy difícil crear sentido común en los ordenadores. Cosas que a nosotros nos resultan sencillas son muy difíciles para los ordenadores, aunque sean cuánticos”.

Es de una gran sencillez compartir una llamada, mejor una cerveza, y saber que lo que es nuestro es algo muy superior a nada: sincronizar lleva su tiempo y su intensa generosidad pero tiene efectos duraderos, sin espacio ni tiempo hasta que la comunicación nos hace mejores personas.

Idea fuente: no dejéis que acabe la conversación salvo por el silencio compartido.

Música que escucho: Always On My Mind, Willie Nelson (1981). Grabada originalmente por B. J. Thomas (1970) se conocen de ella más de 300 versiones. Fue primeramente lanzada por Gwen McCrae y por Brenda Lee (1972); destacan la de Elvis Presley (1972) y Pet Shop Boys (1987).

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.