Sólo hubo una vez

Repasando cuadernos de notas me he tropezado con un texto anotado en  2012. “Sólo se vive una vez, pero si lo haces bien puede ser suficiente”. La frase es de Mae West, actriz.

Al releerla he pensado un par de cosas. O más. Primero, ¿qué despertó mi interés hasta el extremo de sacar la Moleskine y anotarla? Seguramente estaba en una conferencia y me llamó la atención y quise recordarla más adelante. ¿Por mí? ¿Por otra persona?

No sé si me cogió con las defensas bajas o si estaba echando en falta algo que hacía insuficiente mi vida. Ni idea.

El otro pensamiento se parece a la visión de una árbol cuyas ramas no son todas rectas y uniformes. Así conozco alguna persona que no está satisfecha con la dirección que ha tomado su vida. O, mejor dicho, con los efectos de decisiones tomadas hace años, algunas en una juventud con pasión superior a la razón.

Para ella, para mí, para usted una vida bien hecha (que puede ser suficiente) no puede equivaler a no haberse equivocado nunca, sino a perseguir todavía hoy – cuando todavía hay un “todavía” – hacer ese bien. No en el futuro. Ahora. Hoy se puede perdonar, llamar para decir perdóname. Hoy se puede manifestar compasión, piedad y decir un “te quiero”, al menos por empezar, en el silencio del propio corazón.

El último pensamiento, se refiere al que tendremos justo antes de cerrar los ojos y que, de alguna manera, dirá: “sólo hubo una vez”. No hay partido de vuelta. La vida es una vez. Una vez larga. La vida es la vez que sembró mucho bien y, si hemos entendido la frase, hacerlo va a ser suficiente.

Idea fuente: cuando una vida es suficiente

Música que escucho: Seven Days, Azure Ray (2002)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.