El día después, cuestión de líderes

Es la última hoja. Eso me ha dicho ella, pero no es necesario creerle a pies juntillas. Lo cierto es que no le queda nada de su pátina verde que ha lucido todo el verano. Luego, por el mucho sol y la poco agua fue tornándose parda y ocre. Finalmente se hizo la fuerte frente al Invierno y con ese color berenjena ha durado abrazada a su árbol hasta bien entrada la Primavera.

.- Soy la última hoja, pero el viento del Oeste de esta tarde me ha echado a tierra – me ha insistido -. La lluvia me ha caído en tromba y ahí puedes ver la gota terminal.

Después de un silencio algo dramático me ha hablado de la situación actual:

.- Me voy. Y el día después es cuestión de líderes. Quizás mejor hablemos de los días después. Pues una remontada tras varias semanas de cierre, encerramiento, sequía, dolor e incertidumbre no se producirá en poco tiempo.

“Por eso y por la crudeza de la angustia producida, junto al daño causado en el cuerpo, el ánimo y la economía de la gente, se hace necesario pensar en líderes.

“Han llegado verdes, como siempre, pero en este caso verde tierno y egoísta. Otros, ya llegaron con color morado y las intenciones revestidas de ambición.

“He querido advertir que en los momentos de esfuerzos para todos  han de hacerse planes y llamar a los mejores.

“Por eso veo deseable un paso adelante, decidido, valiente y práctico de la sociedad, de todo el  ramaje para acentuar la unidad en lo bueno. Veo a hojas que han liderado causas altruistas (encontraron como tratar mejor a sus congéneres  y lo hicieron). Hay personas libres con medios – el teclado también vale -; personas que en su dimensión son de los mejores. Podrían constituir no sólo un “grupo de influencia”, sino un “grupo de afluencia”, para que fluyan y condensen acciones concretas para el bien común. No hace falta decir nombres de los que lo han hecho ya a título personal.

“Imagínate las energías, las sinergias que pondrían en marcha. Tienen el apoyo de casi todo el árbol, y una vez en marcha el plan, pueden retirarse dejando gestores de su talante.

.- Oye, veterana hoja, ¿me estabas hablando de tu árbol?

.- Claro, ¿de qué si no? Me voy al sueño eterno, pero no quiero que mis días se queden viendo el esqueleto del que fue un árbol que alimentó a grandes líderes y que cobijó a audaces que dieron la vuelta al Mundo.

.- ¡Ah! es cuestión de que hablen entre sí los mejores y de una ley especial de Mecenazgo para el Retorno

Idea fuente: líderes a partir del día después.

Música que escucho: Hero, Family Of The Year (2010)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.