¿Qué fue de mis predicciones improbables para 2018?

Dieron 9 fuera del blanco y 16 en la Diana. Vamos con los resultados:

1.- Política catalana. Habrá un día en que Cataluña no salga en la noticias. NO

Ni uno sólo en todo 2018. Y todo apunta a que, con la colaboración a título lucrativo de Pedro Sánchez, el ímpetu hacia el delito de Quim Torra, la matraca, seguirá.

2.- Eurovisión. La triunfito Amaia candidata de OT para Eurovisión. SI.

Con Alfred como compañero defendió en Lisboa su canción, “Tu Canción”.

Amaia y Alfred en el Festival de Eurovisión 2018

3.- Burbuja Bitcoin o explota o sufre variaciones del 100% en un día. SI

“El reventón del bitcoin se acerca cada vez más al pinchazo de las ‘puntocom’”, (El Economista 29/03/2019). De diciembre a diciembre sufrió un “desplome superior al 83% que deja en el aire su futuro como activo de inversión” (El Mundo 18/12/2018).

4.- El Real Madrid gana La Liga Santander. NO

Quedó tercero a 17 puntos del campeón, el FC Barcelona. Siempre nos quedará el Arenas de Guecho.

5.- Proceso EREs. Manuel Chaves y José Antonio Griñán no son condenados.

O sea, no;  o sea, todavía no: “Visto para sentencia tras un año de sesiones el juicio de la pieza principal de los ERE” (El Mundo 17/12/2018).

6.- Premio Princesa de Asturias de las Artes para Joan Manuel Serrat. NO

Pero estuvimos  cerca: el cantante estaba entre los nominados.

“Martin Scorsese se ha llevado el galardón al que también optaban Serrat o Banderas” (El País 25/04/2018).

7.- El Equipo Europeo gana la  Ryder Cup.

Más que improbable era un sueño que se hizo realidad y de modo contundente. “Europa venció a Estados Unidos en la Ryder Cup 2018. 17,5 a 10,5” (Marca, 30/09/2018).

El Equipo Europeo posando con la Ryder Cup ganada en 2018

8.- Cambio en el Cambio Climático: temperatura media en España inferior a 2017.

La temperatura media, medida mes a mes en los once primeros meses del año, fue de 17 grados en 2017 y bajó 4 décimas en 2018 hasta los 16,6.

9.- Mundial de Fútbol. Gana la España de Julen Lopetegui  NO

Hubo lío de entrenador, los otros jugaron mejor y no hubo final hispano brasileña.

10.- Corea del Norte, estado de alarma.

Ciertamente a mitad de año hubo distensión pero y, perdón por la rústica comparación, la cabra siempre tira al monte: “Corea del Norte prueba una nueva «arma táctica» (El Mundo 16/11/2018).

11.- Oscar para “Los papeles del Pentágono” (The Post) NO

2 nominaciones – mejor película y actriz (Meryl Streep) – pero ningún Oscar

12.- Carles Puigdemont Doctor honoris causa. NO

 El planeta académico, al menos en este punto, estuvo serio y en su sitio, aunque no lo descarten para el futuro.

13.- Odebrecht: vuelco en elecciones de países americanos.

Las confesiones de Marcelo Odebrecht sobre sobornos y prácticas ilícitas  a final del año pasado han provocado cambios como el de Brasil donde Jair Bolsonaro barrió a los anteriores políticos.

“El escándalo Odebrecht desencadenó un efecto dominó en América Latina, donde líderes, políticos y empresarios de una docena de países cayeron al destaparse la mayor trama de corrupción en la historia reciente del continente”. (Vanguardia.com 21/09/2108).

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil 2018

14.- Inaugurado el tren Tel Aviv-Jerusalén. .

Y, después de 10 años de retrasos, “Netanyahu inaugura la línea ferroviaria rápida entre Jerusalén y Tel-Aviv” (France24 20/09/2018).

15- Vocación Cristiana: Documento histórico de la Santa Sede.

En octubre se celebró la XV Asamblea General del Sínodo Ordinario de los Obispos sobre el tema: “Los  jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

El documento final tiene ciento sesenta y siete parágrafos y 60 páginas. El texto fue aprobado por los dos tercios del Aula, la tarde del 27 de octubre. (Vatican News 28/10/2018).

16.- Bolsa Española: subida superior a 12,3 % del IBEX. NO

Todo lo contrario: cierra 2018 con pérdidas del 15 %; incertidumbre internacional, continuidad de la inestabilidad político-autonómica en nuestro país y un gobierno en flagrante minoría conformaron el triángulo de las Bermudas en el mar de la renta variable.

17.- Falla de San Andrés. Terremoto superior a 6,7. NO.

Aunque los científicos “advierten que un terremoto devastador amenaza California por la reciente actividad sísmica” (Infobae 25/12/2018).

Anak Krakatoa, el penúltimo aviso

18.- Reconocimiento de hijo de una personalidad de la política.

“El Consejo de Estado holandés reconoció … el derecho del hijo ilegítimo del príncipe Carlos Hugo Klynstra, a utilizar el apellido de su padre y a disfrutar de los títulos nobiliarios del duque de Borbón-Parma” (20 minutos 28/02/2018).

19.- Conversión al cristianismo de un notable ateo.

Jeff Gardner, el ateo feroz convertido en ardiente cristiano”, era el titular (Aleteia 22/04/2018).

20.- Made in Tabarnia: al mercado más de 100 productos con este sello. SÍ

Era una broma, también, pero en Amazon.es hay más de 100 productos; aunque la práctica totalidad son merchandising de la propia Tabarnia que anuncia “Esto no ha hecho más que empezar. Si tienes una empresa y quieres sumarte escríbenos a info@tabarnia.org, tenemos una red de 22.000 suscriptores y 200.000 seguidores en redes sociales ¡y es gratis! se valiente y haz que tu empresa se moje contra el procés”.

21.- Ensayada con éxito una vacuna contra el SIDA.

“Éxito rotundo en los primeros ensayos de la vacuna contra el sida en humanos. Los investigadores se muestran optimistas pero advierten de que aún no hay garantías de su efectividad” titulaba La Vanguardia (07/07/2018).

22.- La Alianza Renault Nissan a por otro constructor.

Pero no de coches, sino de baterías. “Forocoches.com (14/11/2018) avisaba de que “Alliance Ventures, la división de capital de riesgo estratégico de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, acaba de anunciar su inversión en la empresa Enevate Corporation, una compañía dedicada al desarrollo de baterías de ion-litio radicada en Irvine, California”.

23.- Putin víctima de un atentado. NO

Aunque Rusia ha sufrido algunos atentados a lo largo del año.

24.- Baja el precio del petróleo por debajo de los 51 dólares barril.

El Brent terminó 2017 a 66,8; el 3 de octubre llegó hasta su máximo de 86,22 dólares y el pasado día de Nochebuena ya había bajado de 51 dólares: concretamente 50,73 el barril del Brent.

25.- Prisa y Vocento, una convergencia sorprendente.

Ambas firmas emitían el 19/10/2018 una nota con el anuncio: “VOCENTO y PRISA crearán una plataforma conjunta de gestión de venta de publicidad programática”.

Prensa: intermediación, análisis, conocimientos

Idea fuente: seguir con la serie de predicciones anuales y dar cuenta de resultado al terminar el año.

Música que escucho: “Cuando menos los merezca”, La Oreja de Van Gogh” (2016)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , .

Comentarios desactivados en ¿Qué fue de mis predicciones improbables para 2018?

Una sonrisa de esperanza

Después de tomar una hamburguesa en el McDonald’s de Saint Martin Lane, habían pasado la primera hora de la tarde en su mercadillo preferido. Para Diana y su hijo de cinco años, Paul,era una escapada navideña. Ella, estaba en trámite de divorcio de Steve; tenían la custodia compartida y no tendría consigo a Paul la Nochebuena. Por eso, en ese 20 de diciembre preparaba un plan madre e hijo para respirar juntos al menos por un día espíritu navideño.

¡Cuánto le costaba a ella esa separación de su niño en día tan especial! Esa era una razón más para llenar de intensidad las horas de aquella tarde. Había salido del trabajo un poco antes; había obtenido también el permiso del colegio para sacar a Paul de clase antes de tiempo. No fue fácil; la estricta educación británica tiene sus ventajas, pero la laxitud en la asistencia a clase no es una de ellas.

Canopy Market, Londres

Bien abrigados el niño y su madre iban de un puesto a otro. Canopy Market era un estallar de emociones: luces, muchas luces; trajín, susurros y un fondo de música navideña con un coro; y miles de cosas para regalar en cada uno de los puestos: vinilos; chocolate de Yvette; ostras de Colchester, zapatillas de Crown Northampton; tarjetas de felicitación de Chloe McCarrick; jarritas de cerámica de Isabella Lepri. Y un largo, luminoso y fascinante etcétera.

Todo se lo compraría Diana si tuviera dinero para ello. Cogido de la mano, Paul, terminó una chocolatina que llevaba en la otra. Se pararon frente al puesto de figuras venecianas de Vittorio Amadeus. A Paul se le quedó mirando un ángel amable que mostraba una hermosa sonrisa desde su sitio, casi oculto tras otras piezas.

.- Mira, mamá, ¿podemos llevarnos ese? – dijo señalando el angelote de túnica celeste, doradas alas, pelo rubio y una sonrisa de esperanza.

Diana se lo compró. Paul, lo sacó de la bolsa y lo sujetaba con su mano redonda. ¡Qué contento estaba!

Árbol de Navidad en Trafalgar Square (Londres)

Luego, tomaron el metro en St. Pancras. En veinte minutos ya estaban en Trafalgar Square. Era un tradición desde cuando la pareja se conoció ir antes del día de Navidad a ver el abeto finlandés de casi veinte metros y después hacer una visita al Belén de la misma plaza. Hasta su separación Steve y Diana nunca habían faltado a esa cita juntos.

A ella le faltaba el aire ahora ahogada de emociones delante de las luces; en su corazón sonaba la canción que amaron cuando se amaban de novios: “The end of  the  world”.

Nacimiento en Trafalgar Square (Londres) de Tomoaki Suzuki

 Vibró el teléfono de Diana. Miró quien era y se le apretó el corazón en el pecho como una herida nueva. En la pantalla cinco letras: S T E V E.

A su lado, entre turistas y gente con prisas, Paul iba de la mano, casi a arrastrando a su madre hasta la gran urna de cristal levantada a los pies de la  Columna de Nelson que alojaba el  Misterio: San José, la Virgen María, el Niño. Las figuras de este año eran de Tomoaki Suzuki, que había compuesto un conjunto algo frío, pero sugerente. Paul, pegada la nariz al cristal junto a otros niños con globos azules, parecía querer atravesar el vidrio para dar un beso al Niño Jesús: era como una cacahuete blanco. María de rodillas, adoraba; José, tumbado sobre su costado derecho, sosteniéndose la cabeza con la mano, no quitaba ojo a ese Niño. Sus ojos contemplaban la infinitud envuelta en pañales.

Él había participado en el torneo de golf que cada año por esas fechas celebraban los de su despacho de abogados. Luego, la comida en su club – el London Scottish Golf Club – y la confraternidad con whisky, risas y finas ironías.

.- ¿Qué pasa, Steve?

.- Nada, felices fiestas y esas cosas…

.- Ya, “esas cosas”… – repitió fríamente Diana recordando cómo la palabra Navidad había ido desapareciendo del vocabulario de Steve al mismo ritmo que su ternura.

.- Me preguntaba – balbuceó el hombre – si podríamos vernos…

.- Claro, vendrás a recoger a Paul – dijo Diana sabiendo que esa no era la respuesta que él esperaba.

.- ¡Diana!…

.- No empieces, Steve… fuiste tú. Sólo tú olvidaste The end of the world.

En ese momento Diana se dio cuenta de que la mano de Paul no estaba dentro de la suya: tampoco veía su cabeza frente al cristal del Nacimiento. Con la conversación telefónica ella se había alejado unos metros.

Una fuerte sacudida le estremeció.

.- Paul, Paul, ¡¡¡¡Paul!!!

Pero el niño ni respondía ni era visible.

.- ¿Qué pasa, Diana? – sonó la voz preocupada de Steve-.

.- No veo a Paul; estaba aquí en Trafalgar. ¡Paul!, ¡Paul! – gritaba mientras daba la vuelta a la descomunal urna transparente que contenía el Belén de Tomoaki Suzuki.

La angustia le apretó hasta hacerle daño. Colgó a Steve. Volvió al sitio y nada. Preguntó a los de los globos azules por el niño que llevaba un ángel en la mano.

.- Sí, se fue por allí con su abuelo.

Ahora al horror se sumaba a la angustia: Paul no tenía ningún abuelo en Londres.

Corriendo como una loca se dirigió al Pall Mall, por donde los niños le habían indicado. Corría y rezaba una plegaria aprendida de su madre. Nunca había corrido así, nunca su oración fue más intensa e infantil: “Angel of God, my guardian dear/to whom God’s love commits me here;/Watch over me throughout the night,/keep me safe within your sight.

Vio a un par de policías en la esquina de National Gallery y les pidió ayuda mientras miraba y corría buscando un imposible.

.- No pueden estar lejos –trataron de tranquilizarla mientras activaban las alarmas por walky talky –; tienen que ir a pie, en esta zona no puede parar ningún coche.

Sus pasos les llevaron a la esquina de Whitcomb Street, menos frecuentada que las demás calles.

No habían recorrido más que unos metros cuando tropezaron con un ser de aspecto oriental que empujaba un carrito de chucherías. Pararon al original sujeto. Los ojos  de Diana se fijaron en una sola cosa de aquel carricoche: encima de todo estaba el ángel que había comprado a su hijo.

.- ¿Dónde está? ¿Dónde ha puesto al niño? – preguntó con voz nerviosa cogiendo la figura del ángel.

El policía sostenía con fuerza al hombre aquel que alzaba la voz lleno de escusas.

.- El abuelo que llevaba en brazos al niño herido me tiró esa figura aquí – dijo señalando su carrito -; corría para llevar al niño al hospital.

¡Herido! Diana estaba al borde del shock, pero sacó fuerzas de donde no las había. Siguió calle arriba al segundo policía. Otras sirenas ya se escuchaban a los lejos. El policía giró por St. Martin Street donde estaba el Just Park. Enseguida vieron un Ford azul que salía del estacionamiento en dirección a ellos. El policía se puso delante apuntando con su arma al conductor que detuvo el coche y salió corriendo a pie intentando huir. No llegó lejos: fue detenido e inmovilizado a unos pasos por otro agente.

Diana corrió hacia el coche, mirando ansiosa dentro. Y nada. Unos golpecitos se escucharon desde el interior del maletero. El agente que le había acompañado en la carrera lo abrió y allí estaba Paul, maniatado y con un brecha en la cabeza.

.- Mamá, mamá – lloró Paul en cuanto vio a su madre – le pedí a mi ángel que te buscara, pero “el hombre” me lo arrebató y todo se volvió negro.

Diana abrazaba temblando al niño que apretaba al ángel en su pequeña mano.

.- Sí, mi niño él me trajo a ti – y al mirar aquella figura vio más amplia la sonrisa del ángel: sonrisa de esperanza.

.- Hola, Steve – hablaba por el teléfono – ya está. Paul está con nosotros. Vamos en ambulancia hacia el St. Mary… No, no es nada… pero tienen que evaluar, ya sabes.

.- Bien, gracias por llamar, Diana. Voy para allá. Además debemos hablar.

.- Sí, debemos hablar. Y también escuchar.

Idea fuente: Un cuento de Navidad para un mundo necesitado de esperanza

Música que escucho: The End Of The World, Skeeter Davis, (1962)

José Ángel Domínguez Calatayud

Ahora ya no tenía dudas: el ángel sonreía de veras.

Etiquetas: , .

Comentarios desactivados en Una sonrisa de esperanza

Contemplar y comunicar: dulces de Conventos de Sevilla

There’s a lady who’s sure
All that glitters is gold
And she’s buying a stairway to heaven
When she gets there she knows
(Starway to Heaven, Led Zeppelin)

 

Oía a una de las organizadoras por la radio. Se trataba de la cita anual sevillana de venta de dulces de clausura. Diecinueve conventos de clausura exponen el trabajo de sus manos en el Alcázar de Sevilla para que puedan ser vendidos y ganar con esta venta algunos euros con los que tirar los próximos meses.

Claudia sonaba entusiasmada por la radio: la organización, la tradición tan andaluza, los sabores y los olores; y los dulces sin lactosa de las Carmelitas de Utrera; los voluntarios – 115 – y recoger el testigo de su madre.

Dulces conventuales de Sevilla

Y de pronto, como en las series televisivas un giro inesperado. Está hablando de una magna muestra que puede sonar a ONG, o a acto de marketing y burla el tópico y se planta para hablarnos de ellas, de las protagonistas ocultas.

Son monjas de clausura y su misión es – nos lo dice sin más contemplaciones – la contemplación. Y los subraya. “ellas me dicen que se pasan el día rezando por todo el mundo”.

Su oración no tiene horizontes, porque no los tiene el amor de Dios. Y el amor a Dios.

Contemplar, quedarse mirando con amor, con humildad a Quien dentro del corazón se lleva y se alaba. Y entonces, entre mirada y Mirada surge la petición por todos de una mujer que se tiene por nada.

Contemplar es detener el tiempo en el borde interior del infinito. A otra escala lo saben los artistas, lo viven las madres ante su bebé dormido. Los ojos ven, pero la que mira es el alma, que al mirar se admira, se embebe y se desborda sin sentir más que pedir que eso nunca se acabe.

No hay enamorado verdadero si no hay contemplación. Ella vierte el amor profundo con la luz de sus ojos que él devuelve aumentada en el arder de los suyos.

contemplar es parte de amar

En la contemplación se ve más allá del más acá. Por eso no es monopolio. Ni ellas, en su clausura, quieren que lo sea. La celda puede ser nuestro mundo de cada día, el oratorio la propia calle, el campo un cielo si uno se mira dentro para buscar la Verdad, la Belleza que nada puede igualar.

No extraña la dulzura de los Dulces de Convento que se venderán – modesto celestial beneficio – del 6 al 8 de diciembre en el Alcázar de Sevilla, pues antes que en el horno de leña, ardieron de sabor divino en la contemplación del que da sentido a lo que hacemos.

La escalera al Cielo no tiene peldaños, que son nuestras obras, canciones, sonrisas, perdones nacidos de oración las que los hacen en este día; no en el de ayer que no está; no en el de mañana que no llegó, si no en la contemplación que ahora, cada ahora nuestro, siembra de paz las orillas interiores de nuestro infinito.

Si se siembra paz, paz se cosecha. Muy dulce.

 

Idea fuente: Dulces de Clausura en el Alcázar de Sevilla, 6 a 8 d diciembre 2018

Música que escucho: Starway to Heaven, Led Zeppelin (1971)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , .

Comentarios desactivados en Contemplar y comunicar: dulces de Conventos de Sevilla

Guadalupe, querida Grano de Arroz

Lo que más me cuesta, Guadalupe Ortiz de Landázuri, es darte el tratamiento adecuado. Delante mí tengo una estampa para devoción privada que me han dejado y pone “Sierva de Dios”. Pero ¿debería llamarte Venerable ahora que vas se beatificada el 18 de mayo? ¿Cómo dirigirme a ti? ¿Amiga? Te llamaré querida Grano de Arroz y veo que casi intuyes porqué.

La libertad de amar

El pasado martes me cupo el honor de presentar el libro que sobre ti, querida Grano de Arroz, ha escrito Cristina Abad, periodista y amiga. Como comprenderás me lo leí varias veces intentando entresacar materia para el acto. Cris ha hecho una estupenda semblanza tuya que te muestra sencilla y grande, si eso se puede decir. Tu vida fue como grano de arroz: simple, comprensible, predecible por fuera pero repleta de vigor y calorías incoadas por dentro. La belleza, el bien y la verdad son poderosos e invisibles encerrados en su cascarilla.

No que no tuvieras defectos, si no que de ellos sacabas materia para reciclarte, para renovarte y renovar el mundo.

En tu normalidad hiciste cosas asombrosas. Pero lo genial es que las hiciste de modo sobrenatural. No me refiero sólo a que volaras en avioneta con 16 años. Ni a que fuerais tú y otras cuatro las únicas alumnas entre sesenta alumnos de tu curso en aquella Facultad de Ciencias Químicas. Eran los años 30 del siglo pasado. Y que con sólo otras dos iniciases obras en México que ya no son sólo rastros sino piedras de amor compacto.

Guadalupe Ortiz de Landázuri

Sí, querida Grano de Arroz, eso estuvo de miedo. Pero más importante me parece que te entregaras a Dios en todo y para todo y lo hicieras con un sonrisa en la boca y una copla en el corazón.

No se ve todo el surco de las almas grandes, como no es visible la savia interior del roble, el latir de un corazón enamorado o el cálido aire que hace levantar el vuelo a la libertad de amar. “Libertad de amar”, ese es el título del libro de Cristina Abad, la semblanza – detallado puzzle de hechos valiosos – de tu vida por aquí abajo.

Me quedo con todo el libro, ¿sabes, querida Grano de Arroz?, pero sobre todo, pensando en tantas personas que buscan la verdad en lo pequeño y que parece despreciable, me quedo con tu tesis doctoral que enciende la vigorosa energía de quien tiene y busca el reto de la verdad.

El título de tu tesis, “Refractarios aislantes en cenizas de cascarilla de arroz”, es un destello sugerente.

“Cenizas de cascarilla de arroz” me parecen cinco palabras inspiradoras. Vamos, un seguidilla. Tú, querida Grano de Arroz, y yo hemos escuchado muchas veces lo de “hacer limonada del limón” como consejo sabio para endulzar las angustias. Ahora podemos aplicar otro principio: sacar provecho de lo despreciable, dar utilidad a lo marginal: ser ceniza de cascarilla de arroz.

Si el acrónimo ONG ni existía siquiera cuando te dejabas en México la piel a jirones para subir a la Mujer en aquel gran país, tampoco nadie usaba lo de “sostenibilidad” cuando tú y tu ciencia descubrías el valor de aislante refractario de la cenizas de la cascarilla de arroz

Supongo que para el Cielo también la cascarilla de arroz de nuestros errores, es aprovechable con tal de que los quememos convirtiéndola en ceniza que oxigene el aire: vivimos un mundo necesitado de  ese aire  que le permita respirar fuera de la mediocridad, empezando, querida Grano de Arroz, por la ceniza de nuestra pobre cascarilla.

Cascarilla de arroz

No será adecuado el tratamiento que te deba, querida granito de Arroz, pero me ocurre que así entiendo mejor tu servicio lúcido, tu no brillar para que sean las obras las que dejen su rastro.

Idea fuente: La ceniza de cascarilla de arroz como aislante refractario y una dama camino de los altares

Música que escucho: Ordinary World, Duran Duran (1993)

José Ángel Domínguez Calatayud

 

Etiquetas: , , , .

Comentarios desactivados en Guadalupe, querida Grano de Arroz

Sobrevivir a las «fake news»: cinco sencillos gestos

I remember way back then when everything was true and when
We would have such a very good time, such a fine time
Such a happy time
(Our House. Crosby, Stills, Nash & Young)

 

En un divertido artículo a base de viñetas aparecido en un renombrado semanario americano recibimos una buena dosis de racionalidad. Se titula “Por qué usted y sus amigos obviamente sobrevivirían a cada película de terror que se haya hecho” (Why You And Your Friends Would Obviously Survive Every Horror Film Ever Made, The Newyorker, 29/09/2108 ).

Su autora, Hilary Fitzgerald Campbell, presenta uno a uno tópicos de películas de miedo y en cada viñeta uno de los personajes amigos expresa lo que haría (o no haría) para sobrevivir en esa particular situación. Siempre se trata de cosas de sentido común que les librarían a ellos, a usted y a mí de las consecuencias aterradoras usuales.

Viñeta 5 de Hilary Fitgerald Campbell en The Newyorker

Me preguntaba si dentro de unos años una Hilary u otro analista con lucidez podría describir con humor el mundo absurdo que se construye hoy sobre la verdad. Contra la verdad, mejor dicho.

La buena noticia es que alguien ya se ha dado cuenta de que la verdad importa. Sólo ella es plenamente creíble. Sólo ella da razón de sí y de nosotros. Sólo ella, con tal de no acobardarse y mirarle de frente.

Si será importante la verdad que asistimos al espectáculo diario, masivo e invasivo de contenedores (medios, redes, chismódromos) llenos de envases (palabras) con apariencia atractiva (verosímiles) queriendo el imposible de convertir en verdad lo que no lo es.

Ese tipo de mensajes mendaces tienen la eficiencia de ser efímeros: no tienen vida larga relevante, porque otra falsedad, la siguiente, borra su notoriedad. Finalmente, nos vemos sumergidos en un mar de noticias que no los son, informaciones que deforman y comunicaciones que nos alejan de la sabiduría.

Alguien en el futuro podrá ridiculizarnos por habernos comido ese pasto tóxico e indicarnos, con humor como la autora citada, qué tendríamos que haber hecho para sobrevivir a las fake news, a la posverdad y a la chapuza contaminante de las mentes contemporáneas.

 

Por si sirve le presto algunos cinco gestos para otras tantas viñetas:

1.- No abrir ni empezar a leer ningún mensaje que comience diciendo algo así: “Bellas palabras del papa Francisco sobre los pobres”. (O de Paulo Coelho, o de Mahatma Ghandi): rara vez él es autor del texto.

2.- Desconfiar del contenido de artículos con un adverbio en el titular (y de los medios que lo toleran abusivamente). Por ejemplo, “Ahora el Partido Conservador da marcha atrás”. O sea que rectifica y ya dice lo que nosotros decíamos.

3.- Por ser trending topic no es necesariamente cierto. Menos aún relevante para su vida. Y eso es porque los trending topic se construyen por repetición de una “idea”. Repetición que se convierte en acumulación. Acumulación que se traduce por mayoría. Mayoría que se interpreta como popular. Y lo popular viene a ser como la verdad democrática. O sea, lo políticamente correcto. O sea, dogma. Si usted cree que algo es verdad porque quinientos millones lo repiten, va a sufrir tarde o temprano. Al menos, una decepción. Ojalá no sea la frustración de quinientos millones de moscas que se aficionaron a las masas fecales.

¿Tendencias?

4.- Si lo dicen con números redondos es que no es verdad. Las cosas de interés acostumbran a tener unidades. Las más delicadas hasta decimales. Matices, tonalidades si lo prefiere. Y siempre un sentido. Y si al número con muchos ceros le añaden un porcentaje es que le están vendiendo un moto averiada. Así se ha manipulado a la opinión pública y a los parlamentos que han aprobado leyes lesivas contra negros, judíos, cristianos, y contra los derechos de la familia. “Uno de cada diez…” ¿Le suena?

5.- ¿Lleva usted más de una semana sin plantearse un “por qué”, mejor un “para qué”, en materia que afecta a su fe, a su dignidad y a la de los suyos, al bien de su patria o la continuidad de la Naturaleza? Pues mire si sus horas diarias frente a una pantalla (Smart, portátil o la que sea) pueden reducirse 15 minutos para leer y, a lo mejor, le surgen interrogantes. Sé que es escandaloso pero, sí: he escrito “leer”.

Idea fuente: cadáveres andantes con eslogan

Música que escucho: Our House, Crosby, Stills, Nash & Young (1982)

José Ángel Domínguez Calatayud

Etiquetas: , , , , , , , , .

Comentarios desactivados en Sobrevivir a las «fake news»: cinco sencillos gestos